Hotusa invertirá 5,6 millones en construir un hotel de 64 habitaciones junto a la Catedral

J.S.
-
El hecho de que dos de los inmuebles hayan tenido que ser vaciados por su estado de ruina se ha convertido en una ventaja. - Foto: David Pérez

La cadena ha retomado la licencia para construir en el barrio de los Canónigos. El lugar elegido es una manzana de casas situadas en Bajada de Pozo Amargo y Callejón del Vicario. Una de ellas formó parte del conocido como Palacio del Arcediano

Hoteles Turísticos (Hotusa) vuelve a fijarse en Toledo coincidiendo con la Capitalidad Española de la Gastronomía. Ocho años después de intentarlo por vez primera, la cadena hotelera resucita el proyecto para construir un hotel de 64 habitaciones en pleno barrio de los Canónigos, a escasos minutos de la Catedral de Toledo. La inversión estimada para abrir este nuevo establecimiento hotelero del Casco histórico es de 5,6 millones de euros. De las 64 habitaciones, cinco serán individuales, seis dispondrán de salón, dos serán suites y habrá dos habitaciones adaptadas para personas con discapacidad.

«Toledo debe apostar por un turismo de nivel que vaya más allá de una visita de un día desde Madrid por lo que la apertura de nuevos establecimientos de calidad y una mayor oferta tanto cultural como de convenciones y  eventos resultan vitales», explicaba la primera memoria del proyecto, que defendía la utilización de viviendas deshabitadas para uso hotelero para contribuir a frenar el despoblamiento del Casco histórico de Toledo.

El lugar elegido para construir el nuevo hotel es una manzana de casas situadas en Bajada de Pozo Amargo y Callejón del Vicario. En total siete viviendas que esta cadena con sede en Barcelona  -que cuenta con una cartera de más de 150 hoteles, el 80% de los cuales operan bajo la marca Eurostars-, ha adquirido en los últimos 15 años. Las edificaciones que acogerán el proyecto -los números 1 a 13 de Bajada de Pozo Amargo y el 8 del callejón del Vicario- se encuentran deshabitadas y en distinto estado de conservación. De hecho, las fincas 5 y 7 de la Bajada de Pozo Amargo estaban en ruina inminente y fueron objeto de operaciones de derribo, limpieza y consolidación realizadas ya por Hotusa con permiso del Ayuntamiento de Toledo y de la Dirección General de Patrimonio. Y es que, aunque se trataba de construcciones modestas, su historia no lo era tanto ya que algunas datan de la Edad Media. Entre ellas destaca la de Pozo Amargo 1 por haber formado parte del conocido como Palacio del Arcediano.

El hotel, según el proyecto básico entregado por el grupo hotelero en el Ayuntamiento de Toledo, contará con la misma superficie construida que en 2008. En total serán 4.000 metros cuadrados sobre rasante, 15.000 bajo rasante y 900 metros cuadrados en patios.

El proyecto, que se ejecutará por fases, incluye la construcción de una piscina interior en la planta baja del hotel. Las instalaciones distribuidas en 5 plantas incluyen también gimnasio, spa, salón de reuniones de 125 metros cuadrados para la celebración de convenciones y reuniones de empresa, restaurante para más de 100 comensales y cafetería.

El hecho de que dos de los inmuebles hayan tenido que ser vaciados por su estado de ruina lejos de ser inconveniente se ha convertido en una ventaja. La inexistencia de edificación en buena parte de las fincas 5 y 7 de Bajada de Pozo Amargo da la posibilidad de conseguir ámbitos más amplios y soluciones constructivas más adecuadas.

Sin embargo, la transformación se realizará manteniendo los elementos singulares empezando por la traza actual de los inmuebles, así como sus muros, crujías y patios y terminando por las fachadas. De hecho, todos los inmuebles en los que se desarrolla el proyecto tienen protección E y P. Por ello, se mantendrá la individualidad de cada casa. Además, se mantendrán aquellos elementos que han sobrevivido y que se detallan en el estudio arqueológico.