scorecardresearch

El 'xavismo', día uno

Diego Izco
-

Buenas intenciones, portería a cero y un notable puñado de fortuna para arrancar

En el entrenamiento de ayer se pudo ver el buen ambiente reinante en la plantilla del Barcelona.

En estos momentos, Xavi Hernández representa en el imaginario azulgrana la figura del héroe en ese desesperante punto de la película en que no hay salida. De alguna forma, el técnico debe ingeniárselas para sacar al Barça de un pozo sin fondo y la afición espera el milagro agarrada a una idea: el 'xavismo' (como en su día fueron el 'cruyffismo' o el 'guardiolismo') es el 'clavo ardiendo'. 
El egarense no vivió tal vez el estreno esperado, pero salió del derbi con victoria, la portería a cero y un puñado de pequeños brotes verdes. Será complicado que revierta la situación, pero sí es más factible que siga añadiendo piedras para asentar un proyecto a medio plazo. «No estamos en la mejor situación anímica o de confianza», dijo en la rueda de prensa, consciente de que le tocará jugar un papel psicológico tan importante como el táctico. 

 

Presión

De entrada, Xavi fue fiel al Barça que siempre ha conocido: un 4-3-3 que intenta adueñarse de la pelota y recuperarla lo más arriba posible. Para ello, regresó a ese concepto de presión elevada que Ronald Koeman había desdeñado para protegerse atrás. 
El Barça jugó una muy buena primera mitad, arrinconando al Espanyol y firmando 38 recuperaciones (fueron 62 al final del partido). Estuvieron especialmente activos en esta faceta Gavi y Frenkie De Jong, a quien Xavi quiere 'recuperar' después del bajón de rendimiento de la última temporada: tuvo más presencia ofensiva, se asomó al balcón del área en varias ocasiones y dejó algunas pinceladas del futbolista capaz de marcar la diferencia. De su mano, fue el Barça más profundo y vertical de la temporada... aunque solo fuese durante 45 minutos. 

 

Juventud

Se esperaba con curiosidad su primer once y no decepcionó: puso su toque particular con el debut de Ilias Akhomach, un chico de 17 años con velocidad y capacidad de desborde. El canterano azulgrana ayudó a rebajar la media de edad del equipo hasta los 24 años y 10 meses: a pesar del 'núcleo duro' de los Piqué (34 años), Busquets (33) y Jordi Alba (32), Xavi tiró de Gavi (17), Nico (19), Eric (20), Abde (19) en la segunda mitad... «Tenemos mucha gente joven que aún no domina todo el juego, pero estoy muy contento, aunque hay que mejorar mucho», decía el técnico. En total, ocho canteranos (exceptuando a Ter Stegen, De Jong y Memphis) formaron en el primer once de Xavi:una situación tal vez forzada por las muchas bajas, pero toda una declaración de intenciones. 

 

Fortuna

«La suerte no entrena contigo» es una frase recurrente de Javier Aguirre. En efecto, no puedes preverla... pero sí tenerla o no, y Xavi la tuvo de cara en su estreno:dos remates de Raúl de Tomás se fueron al palo y un cabezazo franco de Dimata, con todo a favor, se fue fuera. Si añadimos a la lista un penalti más que discutible, el que supuso el gol de la victoria, se puede decir que Xavi ha llegado con ese punto de suerte que acompañó a técnicos como Cruyff o Zidane en momentos decisivos: una cuestión que no se entrena, efectivamente, pero que ayuda a sellar victorias como las del pasado sábado.

 

Puerta a cero

Esa cuota de fortuna ayudó a que el Barça terminase con la puerta a cero por tercera vez en lo que va de temporada... a pesar de que sigue habiendo muchos problemas defensivos: al equipo continúan creándole peligro con demasiada facilidad y la zaga es un flan cada vez que el rival se acerca a las inmediaciones de Ter Stegen. Pero Xavi prefiere lecturas positivas para arrancar su proyecto:«En el tema valores, actitud y esfuerzo, hemos rozado la excelencia. Soy optimista». Y con mucho trabajo por hacer, sin duda.