5 personas con discapacidad aprenderán en el Consistorio

C.M
-

Milagros Tolón firmó un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y la Fundación Mapfre para que realicen prácticas los usuarios de asociaciones que forman parte de la entidad Plena inclusión

5 personas con discapacidad aprenderán en el Consistorio - Foto: David Pérez

Con el objetivo principal de facilitar la incorporación de personas con discapacidad intelectual en el mercado laboral normalizado, la Fundación Mapfre avanza en su programa ‘Juntos somos capaces’ renovando este compromiso con el Ayuntamiento y la entidad social Plena Inclusión para que, a partir de septiembre, cinco personas con discapacidad intelectual puedan realizar prácticas en el Consistorio durante dos meses.
Por ello, con esta tercera rúbrica, y ya que en las anteriores experiencias pudieron realizar prácticas 12 personas -tres en cada edición-, las tres patas del acuerdo volvieron a mostrar su compromiso con un programa de integración laboral de personas con discapacidad intelectual de Fundación Mapfre que apuesta por ofertar -mediante la dotación de becas- a este colectivo la posibilidad de acceder al empleo en un entorno normalizado. Bajo esta premisa, Mapfre participa en el acuerdo con una dotación económica de 750 euros.
Para llevar a cabo esta encomienda con todas las garantías, el proyecto cuenta con la asistencia técnica de la Fundación Konecta,  una fundación «con un bagaje y una experiencia que la convierte en un referente dentro del mundo de la integración social y laboral de las personas en riesgo de exclusión» tal y como confirmó el concejal de Bienestar social.
De hecho,  y ya que estas prácticas formativas se contemplan como «un paso previo a la inserción laboral y social», las cinco personas llamadas a esta experiencia han recibido la formación, relacionada con la labor que desarrollarán en el Ayuntamiento, a través de talleres de habilidades sociales y laborales impartidos por Plena Inclusión. En este sentido, los chicos y chicas que participen en esta propuesta llevarán a cabo las funciones específicas de un Auxiliar de Ordenanza.
Puesto que la iniciativa pasada fue «muy satisfactoria para ellos mismos, sus familias y el entorno que les rodea», quiso Daniel Collado incidir en que este tipo de apuestas demuestran que «lo que aportan las personas con discapacidad es fundamental en una empresa o un organismo como es el Ayuntamiento». No en vano, el gerente de Plena Inclusión Castilla-La Mancha apuntó que «aunque hemos avanzado en materia de empleo» es importante comprender que las personas con discapacidad también «son demandantes de empleo y de derechos que cualquier persona tiene reconocidos en la Constitución».
Y puesto que «el Ayuntamiento de Toledo fue el primero en la región» en abrirse a esta colaboración, Collado mostró su confianza en continuar «trabajando en la inclusión real y efectiva» posibilitando «esta vía ofertando en futuras convocatorias públicas» una reserva para personas con discapacidad que, como el resto, «también buscan tener una estabilidad».
Francisco Armenta recogió el guante asegurando que el objetivo del equipo de Gobierno -ya iniciado en la anterior legislatura- es convertir a Toledo «en una verdadera ciudad inclusiva teniendo como eje transversal de nuestras políticas la inclusión de personas con discapacidad en todas las áreas de Gobierno». Por ello, apuntó que se desarrollarán «actuaciones y medidas concretas que se irán materializando a lo largo de estos cuatro años».


Más de 80 empresas en clm. El programa ‘Juntos somos capaces’ está implantado por parte de la Fundación Mapfre en todas las Comunidades Autónomas y está permitiendo lograr grandes resultados. El representante de la Fundación Mapfre, Emilio Selas, apreció que en la región -impulsada la iniciativa desde hace cuatro años- participan más de 80 empresas, lo que ha permitido que más de 60 personas, de las provincias de Toledo y Ciudad Real principalmente, desarrollen con autonomía un trabajo cualificado.
En España, el programa cuenta con la complicidad de más de 5.000 empresas han ofrecido una oportunidad laboral a más de 3.600 personas con discapacidad intelectual y enfermedad mental.