Despedida con el amargor de la traición

Redacción
-
Despedida con el amargor de la traición

Diego Gallardo, concejal de Illescas Sí Puede, se despide de la política recordando «traiciones» y agradeciendo su apoyo a los votantes, a los miembros de la Corporación y a los funcionarios

Ha protagonizado esta legislatura uno de las luchas intestinales más crueles de uno de los movimientos surgidos al amparo de la marca Podemos. Diego Gallardo junto a Julián Saudí lograron dos concejalías en 2015 para la firma Illescas Sí Puede (ISP). Sin embargo, las diferencias entre ambos surgieron pronto y llegaron incluso a denuncias en los tribunales por parte de Diego Gallardo sobre su compañero Julián Saudí que apoyó el Gobierno de Tofiño y se sentó como concejal y teniente de alcalde.
Ahora Gallardo ha hecho pública su despedida en la política (lo cierto es que no iba en ninguna lista a los comicios del 26-M) en una carta en la que transmite su agradecimiento  «a todos los compañeros de corporación, a pesar de  la actitud y comportamiento de algunos de ellos hacia mi persona así como para el cargo que he representado». 
No oculta Gallardo que se ha sentido traicionado «por los compañeros más cercanos, que lejos de ser leales a los ideales que nos colocaron en este cargo, han traicionado todos los principios por los que le asumimos, el cargo de concejal que hoy y por el momento dejo de desempeñar».
Y recuerda que defiende los ideales y el proyecto «que surgió de un movimiento, el 11M», y que «sale con el sabor amargo de que a pesar de haber intentado representar aquellos principios,  no me he sentido acompañado por aquellos que también recibieron su cargo arrastrados por este mismo movimiento social», en clara referencia a Saudí.
 Lamenta Gallardo -que dice considerarse illescano tras 12 años residiendo en la capital sagreña- que con la legislatura acaba «todo un movimiento de izquierdas» pese al «esfuerzo de quien les habla porque hayan primado más los intereses personales de algunas personas en detrimento de los valores que nos trajeron aquí».
Ahora bien, sentencia que se va con la «conciencia tranquila, sin el esfuerzo añadido de tener que renunciar a ningún cargo y ningún sueldo; no es el caso de los que un día se llamaron mis compañeros y hoy tienen que dejar este cargo». Una puntualización dirigida a Julián Saudí que con su lista Todos por Illescas se ha quedado sin escaño dados los escasos 162 votos cosechados el 26-M.
 Termina Gallardo agradeciendo «a todos los votantes» (fueron 916 en 2015) que le permitieron estar en el Ayuntamiento aunque pide «disculpas por no haber podido hacer todo lo que hubiera deseado» y   da las gracias a todos los trabajadores municipales «que me ayudaron en mis funciones aun habiendo estado trabajando en soledad la mayoría del tiempo».