Falsificadores de telefonía móvil usaban 3 naves en Illescas

LT
-
Falsificadores de telefonía móvil usaban 3 naves en Illescas

En una operación conjunta, se ha detenido a seis personas de nacionalidad china, desarticulando así un grupo organizado que vendía la mercancía en locales de Madrid

Agentes de la Policía Nacional, de la Policía Municipal de Madrid, de las policías locales de Leganés y Getafe, junto a funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, en una operación conjunta, han desarticulado un grupo organizado dedicado a comercializar material de telefonía móvil falsificado que contaba con almacenes en el municipio toledano de Illescas.
Los agentes han detenido a seis personas de nacionalidad china por delitos contra la propiedad industrial y grupo criminal. Además, han desmantelado un taller destinado a la fabricación clandestina de pantallas táctiles y han incautado medio millón de efectos falsificados, ocho vehículos de alta gama, dinero en efectivo y diversa documentación. Todos los productos falsificados contaban con pegatinas que ocultaban aquella parte de la superficie donde figuraba la marca cuyos derechos de propiedad industrial se vulneraban.
La investigación se inició en febrero del presente año cuando la Policía Municipal de Madrid tuvo conocimiento de que una tienda, ubicada en un centro comercial de la capital, estaba vendiendo material falsificado de acreditadas marcas de telefonía móvil. Confirmado este extremo, varias gestiones determinaron que el origen de la mercancía fraudulenta se encontraba en dos locales de Fuenlabrada, regentados por nacionales chinos, en los que se vendían accesorios de telefonía móvil. Asimismo, los agentes localizaron otros dos establecimientos que comercializaban productos falsificados, tres naves industriales en la localidad de Illescas, donde almacenaban parte del material, y cuatro domicilios, en Leganés y Getafe, donde guardaban el grueso de los productos falsificados para su posterior distribución a las tiendas.
 Los investigados conformaban un grupo criminal estructurado en el que cada uno ejercía un rol diferenciado y destacan las fuertes medidas de seguridad que tomaban para dificultar la investigación policial.
Todos los productos que comercializaban contaban con pegatinas, u otro elemento similar, que ocultaba aquella parte de la superficie donde figuraba la marca cuyos derechos de propiedad industrial se vulneraban. De esta forma, los vendían como componentes y accesorios de teléfonos móviles ‘compatibles’ con modelos de ciertas marcas.