Buceta propone más personal y la división de jurisdicciones

M.G
-
Emilio Buceta, magistrado de la Audiencia Provincial. - Foto: La Tribuna

El magistrado de la Audiencia promete «ser cercano a todo el mundo». Propone también la unificación de criterio y estrechar la relación con las instituciones ligadas a la problemática de la violencia de género

Emilio Buceta conoce ‘al dedillo’ el funcionamiento de la Audiencia Provincial gracias a sus más de veinte años ocupando su cargo de magistrado en la Sección Primera.  Es su mejor aval y así lo dio a entender durante su reciente comparecencia. Su experiencia de trabajo en el órgano al que aspira presidir es una buena carta de presentación. Si bien, también expuso algunas de las medidas que podrían ponerse en marcha para mejorar su funcionamiento.
Explicó a los miembros del CGPJ, entre ellos, el presidente Carlos Lesmes, que el trabajo de la Audiencia se reparte entre ambas secciones que se ocupan de civil y penal, «por relación numérica». Y la organización interna permite, entre otras cosas, abordar las sustituciones sin necesidad de acudir a magistrados suplentes. Aun así, Buceta también ve necesario un incremento de personal, más funcionarios de los cuerpos de tramitación procesal y de gestión y una reducción de los del cuerpo de auxilio judicial, ya que actualmente se cuenta con cuatro.
El candidato es partidario de dividir las jurisdicciones y de ajustar el número de magistrados en función de la carga de trabajo. De antemano, Buceta cree quizá la Civil podría tener cinco o seis magistrados y la Penal 4 o 3, pero la distribución habría que realizarla en función de las necesidades.
En relación al reparto de asuntos,  Buceta entiende que si no se pudieran dividir las jurisdicciones se podría acudir al CGPJpara que estableciese el reparto « a pesar de no ser el método más aconsejable».
La unificación de criterio es fundamental y aconseja la reunión de los magistrados previa a  la resolución del procedimiento, estrechar la relación con las instituciones ligadas a la problemática de la violencia de género y promete ser «cercano a todo el mundo».