Rivera: «Quiero independizarme de quien escupe a España»

María Albilla (SPC)
-

El presidente de Cs arrolla en un debate en el que coloca a Pedro Sánchez en el punto de mira y clama por un cambio de Gobierno

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, salió ayer al ataque. Decidido a aprovechar cada minuto del debate a cuatro, brilló su oratoria desde la intervención con la que se presentó: Duelo por las víctimas del ataque terrorista de Sri Lanka, ataque feroz al líder socialista, Pedro Sánchez, por haber puesto precisamente en peligro que pudieran debatir y petición de dimisión de la presidenta de RTVE, Rosa María Mateo.
El líder naranja dominó en todas las partes del debate con mensajes muy claros. En la primera fase, tiró de programa electoral para insistir en lo proclamado en la campaña, necesidad de eliminar el impuesto de sucesiones, acabar con la precariedad de los autónomos y ayudas a las familias y a la natalidad. Pero también hubo reproches, de nuevo, hacia el actual presidente del Gobierno, a quien acusó de colocar a sus «amigos» en cargos de relevancia, como a José Félix Tezanos al frente del CIS.
Rivera insistió en numerosas ocasiones en la idea de la igualdad de todos los españoles y no solo en lo que a la diversidad territorial se refiere, que también. En este sentido apeló a los sentimientos. «Se me saltaron las lágrimas el día que declararon la independencia ilegal de Cataluña porque se daba un golpe de Estado y se hacía desde mi tierra», apuntaba. «A mí, me duele España», recalcó en cuanto a la política territorial, una de sus bazas mitineras. «Me quiero independizar de quien escupe a España», enfatizó.

Rivera: «Quiero independizarme de quien escupe a España»
Rivera: «Quiero independizarme de quien escupe a España» - Foto: SERGIO PEREZ
No perdió la oportunidad, tal vez acertada, tal vez no, de tender la mano al PP para los posibles pactos electorales. Lanzó el guante, pero un sosegado Pablo Casado, de nuevo, no se pronunció. No se habló de un posible acuerdo con el PSOE, tantas veces negado, pero hubo una frase reveladora hacia el líder de Ferraz: «Me arrepiento de haber pactado antes con usted».
El broche final lo puso con el minuto de oro más arriesgado y poético de la noche utilizando el silencio como recurso narrativo para decir «basta» al Gobierno socialista. «Los españoles no nos vamos a callar jamás».