«Los emprendedores tienen que aprender a comunicar bien»

M.G
-

Diego Palomares, mentor de negocios, ofrece un taller para orientar a nuevos empresarios en la fidelización del cliente, la venta del producto y la viabilidad de una buena iniciativa

«Los emprendedores tienen que aprender a comunicar bien» - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

«Cuando alguien tiene una idea de negocio tiene que venderla y saber comunicarla». Es el punto de partida para cualquier emprendedor, según explicó ayer Diego Palomares, mentor d e negocios, que ofreció un taller de marketing y de comunicación dentro de las jornadas del concurso ‘Emprende, innova comparte Toledo’ que se ha celebrado esta semana en el Hostal Hacienda El Cardenal.
Emprender requiere ideas, pero también cómo ponerlas en práctica con éxito. Y ahí la definición del modelo de negocio, del cliente y la empatía que se pueda generar son claves fundamentales para que la iniciativa cuaje en el mercado. Palomares reconoce que lo que más le cuesta al emprendedor «es la definición de su cliente» porque suele ocurrir «que se quiere abarcar todo» y eso no es posible. Por tanto, focalizar y estudiar bien la viabilidad del negocio resulta imprescindible a la hora de comunicar y de saber vender el producto a través de redes sociales, de internet, del boca a boca o mediante campañas de marketing.
Palomares también detecta que a los emprendedores «les cuesta mucho cobrar, decir lo que cuesta algo» y echar cálculos del coste del negocio para estudiar si es viable o no. Si bien, quizá los escollos principales sean los posibles cambios de producto o de sector para encajar en el mercado, puesto que no resulta fácil modificar una idea originaria a pesar de que pueda tener mayor proyección. El marketing e internet también entran en juego, pero el ponente recomienda que cuiden lo mejor posible a sus clientes «porque el 80%de ellos entran por las recomendaciones».
Palomares realizó un taller con un grupo de emprendedores y les ayudó a prepararse las presentaciones que defendieron por la  tarde en la final del concurso. Una decena de finalistas tuvo que explicar ante el jurado su iniciativa. La jornada se completó con la entrega de premios, una comida conjunta, las exhibiciones de productos o servicios de los participantes.