Un doblete firmado por Juanfri congela al Torrijos en Puertollano

Área 11
-

Los torrijeños, que salieron con la intención de esperar para tratar de pillar al Puertollano a la contra, no supieron reaccionar al primer gol y en el inicio de la segunda hallaron la puntilla (3-0)

Un doblete firmado por Juanfri congela al Torrijos en Puertollano - Foto: Cristina Gómez

El Torrijos no pudo sacar nada positivo de su visita al Ciudad de Puertollano y cayó con justicia con un doble de Juanfri, un gol en cada tiempo, en un partido en el que fue peor que su rival, que tampoco puso mucho empeño para llevarse la victoria en un partido flojo y sin ritmo.
El Puertollano abrió la herida en una primera mitad sin lustre. El partido, lento, jugado con más pausa que ritmo, regaló a un Torrijos expectante en la frontal y a un Puertollano demasiado melodioso, sin graves que agitaran demasiado la muralla toledana. Aun así, y a balón parado, los azules gozaron de alguna ocasión que sirvió de víspera para el tanto, obra de Juanfri en boca de gol.
La ocasión la puso José Manuel, que remató de cabeza pasado el primer palo obligando a Córdoba a sacar una buena mano a la altura del segundo. Precisamente por ahí fue por donde llegó el gol industrial, también a la salida de un saque de esquina. El centro pasado esta vez de Carrillo lo recogió en el segundo palo Antonio León, que mandó de cabeza al primero. Allí llegaba Rudy, que en su intención por marcar acabó enviando el balón de nuevo al segundo palo, donde apareció Juanfri lanzándose al suelo para embocar. El gol no sirvió para que el Torrijos estirara líneas y tampoco secó las intenciones locales, que siguieron manejando un ritmo lento en la circulación para mantener el partido controlado.
En la segunda, el Torrijos tuvo que variar el plan forzosamente porque la trinchera se le fue al garete nada más empezar, con un disparo de Juanfri desde la frontal que se envenenó en parábola y superó por encima a Córdoba, ligeramente adelantado. Pedro Velasco, desde donde estuviera, removió entonces el banquillo, y el carrusel de cambios, en el que le acompañó Claudio Arzeno, hizo que el choque sesteara más de la cuenta durante el inicio del segundo acto.
En este segundo acto en el que el Puertollano por fin vio el pase al hueco y obligó a Córdoba a la velocidad al suelo ante el delantero, y en el que el Torrijos también se desperezó y pasó con más efectivos a campo contrario, aunque no consiguió inquietar durante el inicio el marco de Reguero. Valdivia vio cómo le anulaban un gol a falta de veinticinco minutos para el final. Momentos después, el colegiado entendió como agresión de Rudy Torres a Córdoba un encontronazo entre ambos tras un pase largo, y puso pimienta a un tramo final de partido que parecía controlado para los locales, incendiados en el ánimo tras la expulsión de su delantero.
Aun así, al Torrijos no le llegó con la superioridad. La sordina del partido mantuvo el choque controlado para los industriales, que con el 2-0 en el marcado contemporizaron más si cabe para sumar un triunfo, redondeado por José Manuel, después de una racha de cinco partidos sin vencer ante un Torrijos al que le faltó ambición y le sobró espera.