La venta de dulces en la región creció un 72,3%

Carmen Ansótegui
-

El cacao ha sido el dulce más demandado en la región durante el confinamiento. Sus ventas crecieron un 113,9%. El consumo de pan industrial le sigue de cerca ya que sus ventas han llegado a crecer un 36,3% durante el estado de alarma

La venta de dulces en la región creció un 72,3%

Todos los medios de comunicación se hicieron eco de la falta de papel higiénico en los estantes de los supermercados una vez se decretó el estado de alarma, pero hubo otros productos también muy demandados. Durante la primera semana de confinamiento el sector del dulce experimentó un aumento en las ventas en Castilla La Mancha del 72’3%, comparado con el mismo periodo del año anterior. El crecimiento fue además superior al de la media nacional que quedó casi siete puntos por debajo, según datos aportados por la Asociación Española del Dulce (Produlce). 
Los castellano-manchegos compraron todo tipo de productos dulces pero sobre todo, llenaron la cesta con cacao. Las ventas de este producto crecieron en los primeros días un 113,9%. Sin embargo, la región no está siquiera en el podio de consumo de cacao en estas fechas. A la cabeza se situó Andalucía, donde las ventas alcanzaron un ascenso del 144,6%, seguida por Baleares (125%) y Extremadura (119,5%). En la cola se situó Canarias, que tan sólo incrementó las ventas de cacao en un 30%. 
Rubén Moreno, secretario general de Produlce explica que «mientras familias como las galletas, bollería, cacao, pastelería y panificación han formado parte de esas compras de aprovisionamiento de las familias españolas, otras como chocolates o golosinas han tenido un papel mucho más discreto en estas compras de aprovisionamiento». 
Destaca así el desembolso que hicieron los castellano-manchegos en la fase de aprovisionamiento para adquirir panadería industrial y galletas. Las compras de estos productos subieron en un principio por encima del 85%. Mientras que el aumento de las ventas fue menor en pastelería industrial (62%), chocolates (40%) y golosinas (38). 
Lo cierto es que, en menor o mayor medida, durante los primeros días de confinamiento subió la demanda de todo tipo de alimentos dulces de forma notable, aunque después se ha ido estabilizando. De hecho, las ventas medias totales de dulces desde el 14 de marzo hasta hoy, tan sólo crecieron un 22,14% en Castilla La Mancha con respecto al ejercicio anterior, una cifra que sitúa a la región ligeramente por debajo de la media nacional (24%).
El cacao ha sido el dulce estrella en la región durante todo el confinamiento pero el consumo de pan industrial le sigue de cerca. Sus ventas han llegado a crecer un 36,3% durante el estado de alarma. En la cola quedan las golosinas, cuya demanda apenas ha subido un punto y medio.
Moreno reconoce que, en todo caso, «son crecimientos inusitados tanto en nuestro sector como en la alimentación en general» y advierte que esta situación cambiará pronto, si es que no lo está haciendo ya, porque entiende que «si hemos desequilibrado algo en nuestra dieta habrá que acabar retomando la normalidad». Sobre ahora que los expertos están alertando de el aumento de peso que está experimentando gran parte de la ciudadanía y de que la obesidad es en sí, un factor de riesgo para quienes se contagian por coronavirus.