El corazón pide alimentos en cantidad saludable

J. Monroy
-
El corazón pide alimentos en cantidad saludable - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Mario Baquero abre el Aula de Salud del hospital Quirón en la Biblioteca regional con una charla con consejos para evitar las enfermedades cardiovasculares

Hoy en día hay mucha información. Todo el mundo sabe cuáles son los factores de riesgo en las enfermedades cardiovasculares y cómo evitarlos. El problema, ha explicado en la Biblioteca de Castilla-La Mancha Mario Baquero, jefe de Cardiología del hospital Quirón Toledo, es la falta de conciencia. «Porque todos vivimos con una cierta sensación de inmunidad, todos pensamos que las cosas les pasan a los demás, que es imposible que me pase a mí y mis familiares», apuntó.
Baquero abría con la charla ‘Cuida tu corazón, cómo reducir el riesgo cardiovascular’ el Aula de Salud que Quirón ha puesto en marcha en la Biblioteca regional. Su intención fue  que los presentes supieran su riesgo cardiovascular, en base a sus factores de riesgo y su edad, y sobre todo, darles las claves para reducir ese riesgo. Porque la principal causa de muerte en los países desarrollados, como España, son las enfermedades cardinovasculares (el infarto y el ictus) y «si se evitan las conductas de riesgo, el ochenta por ciento de las enfermedades cardiovasculares desaparecen», apuntó.
Baquero quiso dejar muy claro que no hay nadie libre de riesgo. Apuntó por qué se desarrollan las enfermedades cardiovasculares y cómo prevenirlas. La idea es que hay que tener un estilo de vida saludable, que haga menos probable que mañana lleguen estas patologías. Esto se consigue comiendo sano en cantidad y calidad, hacer ejercicio de forma regular y mantenerse en el peso ideal, además de no fumar.
Alimentos de calidad y en cantidad. Son consejos ya conocidos. Lo que Baquero hizo fue profundizar en cuanto a las dosis para conseguir estos objetivos. Los principal, apuntó, es mantenerse en el peso, huir del sobrepeso y la obesidad, que son la génesis de la mayoría de factores de riesgo, como la diabetes o hipertensión. Para perder peso, no se debería comer más de 1.500 o 1.800 calorías al día.
Existen comida cardiosaludables, explicó Baquero, pero son alimentos que también tienen calorías. Por ejemplo, el aceite de oliva es bueno, pero una cucharada tiene 180 kilocalorías. A partir de ese ejemplo, explicó el jefe de Cardiología que «hay comer alimentos cardiosaludables en cantidades saludables, no solo es importante la calidad del alimento, sino también la cantidad del mismo». Este se tendrá que ajustar al gasto calórico de cada una de las personas, «tanto nos movemos, tantas calorías vamos a gastar, pues tanto tendremos que comer».