SAE denuncia ante la Inspección de Trabajo al Sescam

LT
-

Señalan la constante escasez de guantes y las batas de un solo uso con poca resistencia a la penetración de microrganismos que se reutilizan en el Complejo Hospitalario de Toledo

SAE denuncia ante la Inspección de Trabajo al Sescam

El Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE) ha denunciado al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha ante la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Toledo en relación con los medios de prevención y protección del covid-19 que está proporcionando en los centros que integran el Complejo Hospitalario de Toledo.
Desde el sindicato afirman que, a pesar de haberlo solicitado a sus superiores jerárquicos, «no se está facilitando a los trabajadores EPIs  adecuados tal y como establece el Protocolo del Ministerio de Sanidad para la atención de pacientes con sospecha de covid-19, y se les está obligando a continuar trabajando con mascarillas que no son reutilizables y, sin embargo y a pesar del riesgo de hacerlo se utilizan más veces».
Asimismo, señalan desde el SA, que las batas para la UCI y ropa de protección deben cumplir con la norma UNE-EN 14126:2004 que contempla ensayos específicos de resistencia a la penetración de microorganismos. Sin embargo, «las que se están utilizando en este servicio carecen absolutamente de ninguna ficha técnica en la que se especifique su grado de protección, esterilización y máximo tiempo de utilización».
Respecto a los guantes de protección, desde el sindicato afirman que no hay número suficientes para todos los trabajadores y no se disponen de todas las tallas, por lo que, «además de ponerlos en riesgo evidente de contagio, no pueden desempeñar correctamente su labor de manipulación. Es sumamente urgente que el personal sanitario disponga de guantes en cantidad suficiente y en formato adecuado para cumplir con su trabajo».
En este sentido, el Ministerio de Sanidad ha publicado el pasado 8 de abril de 2020 el documento ‘Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al SARS-CoV-2’ en el que, como señala el SAE, «evidentemente, el personal sanitario está dentro del grupo de alto riesgo de exposición y contagio del COVID-19 y figura como forma óptima de prevenir la transmisión el uso de Equipos de Protección Individual (EPI) pero  sin embargo no se está velando por el cumplimiento de estos procedimientos».
Por último, SAE exige el cumplimiento del protocolo» y con la obligación de vigilancia de la salud legalmente establecida habida cuenta del riesgo grave al que están expuestos los trabajadores al obligar a reutilizar el material de protección y al no poner a su disposición el adecuado para realizar su trabajo». Así, consideran que «se debe realizar la identificación e investigación epidemiológica de los casos por covid-19 relacionados con trabajadores del Centro y realizar la prueba diagnóstica de confirmación a todos los trabajadores, tanto en los casos que presenten síntomas de infección respiratoria como en los que no los presenten, así como que adopten medidas dirigidas a reducir el riesgo de contagio».