El precio de la vivienda libre cae un 0,7%

Á. de la Paz
-

El metro cuadrado en la provincia se sitúa en los 831,6 euros, por debajo de las medias de la región (885,7 euros) y del conjunto de España (1.636,3 euros). Respecto a 2018 sube un 3,8%

En términos interanuales, el coste del metro cuadrado en la provincia ha crecido un 3,8% respecto al año pasado. - Foto: Víctor Ballesteros

El precio de la vivienda libre en Toledo frena su ascenso. Durante el primer trimestre de 2019, el precio del metro cuadrado se redujo un 0,7% respecto a los últimos tres meses del año anterior, hasta los 831,6 euros. La provincia enjuga parcialmente dos trimestres continuados de ascensos que llevaron el coste de los hogares sin restricciones para su venta o arrendamiento hasta los 837,2 euros, el nivel más alto desde 2015. La caída en este indicador, aunque leve, evidencia una cierta ralentización en el mercado inmobiliario. El posible final del ciclo expansivo se refleja en  diferentes estudios realizados sobre esta materia. El panel de precios de la vivienda, publicado por el Ministerio de Fomento, apunta a la moderación de precios en Toledo, aunque certifica que el coste de las casas libres ha seguido aumentando en el conjunto de España.
En términos interanuales, el coste del metro cuadrado en la provincia ha crecido un 3,8% respecto al año pasado, siendo esta demarcación la que ha liderado el repunte del coste de la vivienda libre en Castilla-La Mancha en este periodo. Pese al aumento, el precio del metro cuadrado es más elevado en Guadalajara (1.111,3 euros) y Albacete (922,7 euros) que en la provincia que alberga la capital regional. Las tres provincias españolas más caras son Guipúzcoa (2.669,9 euros), Madrid (2.612,7 euros) y Barcelona (2.321,3 euros).
Aunque el primer trimestre del año en curso ha traído una reducción del precio de la vivienda libre, la caída ha repercutido fundamentalmente en aquellas que tienen una antigüedad mayor de cinco años. Los hogares edificados hace más tiempo se han devaluado un 0,7% hasta los 829,7 euros. Respecto al año anterior, el coste del metro cuadrado sube un 3,8%. Ambas tasas son calcadas a las del promedio global en este conjunto de viviendas. Sin embargo, en aquellas casas de reciente construcción, el precio ha subido un 2,5% hasta los 952,2 euros, un incremento que se eleva hasta el 3,1% en todo el año. La escasa oferta de viviendas nuevas, aquellas finalizadas a partir del año 2014 (se trata de promociones afectadas por los rigores de la crisis económica y el pinchazo de la burbuja  inmobiliaria que ajustó su oferta a la baja demanda existente) explica la gran repercusión de los inmuebles más longevos en el agregado de la estadística.
El precio de la vivienda con más de cinco años de antigüedad en la provincia se mantiene también por debajo de los registros de la comunidad autónoma y la nación. Dentro de la región (881,4 euros de coste promedio el metro cuadrado), las provincias de Guadalajara (1,108,4 euros) y Albacete (918,2 euros) superan el desembolso que ha de realizarse para la adquisición de una vivienda finalizada antes del primer trimestre de 2014. La media española (1628,7 euros) es sustancialmente más elevada que la que muestran los territorios provincial y regional. Las provincias de Guipúzcoa, Madrid y Barcelona reproducen su mismo comportamiento como áreas más gravosas para la compra de vivienda libre, tanto reciente como vetusta.
Mientras que el precio del metro cuadrado de la vivieda de nueva construcción subió un 4,1% en el conjunto de España, este indicador referido a aquellas moradas con más de cinco años se elevó en tasa interanual hasta un 4,4%. Además, el último trimestre contabilizó un aumento generalizado del coste de tasación en los inmuebles de más edad.