Viajar de Toledo a Madrid podría llegar a costar 2,19 euros

J. S.
-
Viajar de Toledo a Madrid podría llegar a costar 2,19 euros - Foto: Yolanda Lancha

Quien se traslade de Toledo a Talavera o viceversa podría llegar a pagar 2,43 euros por viaje. Desde Talavera a Madrid la tasa para un turismo podría alcanzar los 3,51 euros

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, aseguraba la pasada semana en el Senado que «no hay capacidad presupuestaria» suficiente para mantener los 20.000 kilómetros de autovías y autopistas del país y que, por tanto, «hay que plantearse» cómo se costea dicho mantenimiento. Yla opción que cobra fuerza es la de establecer una tarifa por uso. Una tasa que dependerá básicamente de dos factores: de los kilómetros recoridos y del tipo de vehículo: turismo o camión. A estas variables también se le aplicarán  criterios mediomabientales puesto que serán los coches contaminantes los que más paguen.
La intención del actual Gobierno es crear una subcomisión en el Congreso para estudiar la implantación de una tasa por uso con el fin obtener los 11.000 millones euros que cada año se destinan en los presupuestos para la contrucción y mantenimiento de las vías de gran capacidad. La Asociación Española de Carretera (AEC), por ejemplo, cifra el déficit de la conservación del total de las carreteras españolas en más de 7.000 millones de euros.
«Estas cosas sólo salen bien cuando se alcanzan acuerdos», subrayaba Ábalos que espera que en la Cámara Baja se produzca un «debate no partidista» en el que cada formación política pueda aportar propuestas.
Cobrar una tasa por el uso de las autovías no no es nueva en Europa. Portugal ya la aplica desde el comienzo de la pasada crisis económica. El país vecino instaló arcos de control de matrículas en este tipo de carreteras que descuentan de una tarjeta prepago o de crédito la tarifa correspondiente a los kilómetros recorridos.    Portugal no es la excepción. Yes que hasta veinte países europeos tienen tarificada el cien de sus redes viarias de gran capacidad que supera los 62.000 kilómetros, mientras que España tiene, actualmente, tan solo el 18%.
La Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan) lo tiene claro. La financiación de las carreteras por los usuarios proporciona a estos países importantes ingresos adicionales que se destinan al mantenimiento de las vías y a nuevas inversiones generando, además, un importante retorno fiscal a través del IVA.
Para  cuantificar la medida, Seopan encargó un informe a A.T. Kearney titulado ‘Hacia un modelo social y sostenible de infraestructuras viarias en España’ en el que se recomienda claramente implantar un modelo de tarificación en toda la red viaria de gran capacidad.
La patronal de las grandes constructoras considera que para los próximos 25 años, las autopistas y autovías del país podrían contar con un peaje de entre uno y tres céntimos por kilómetro para vehículos ligeros, y de cinco a catorce para los pesados. El informe señala que estos precios están por debajo de la media que se cobra en la mayoría de países europeos.
Toledo, según los últimos datos del Anuario del Ministerio de Fomento referidos a 2016, es la provincia de la comunidad autónoma con más kilómetros de autovía libres de pago.  Concretamente cuenta con 525 kilómetros  de un total de 3.918 kilómetros de carreteras. Es decir, el 13,4% de la red viaria. Además Toledo cuenta con 140 kilómetros de autopistas en donde ya es obligatorio el pago. Ciudad Real y Albacete son las provincias de la región que no están atravesadas por autopistas.
Al mismo tiempo que se eliminan los peajes en autopistas cuya concesión vence, como es el caso del tramo Burgos-Armiñón de la AP-1 el Gobierno introduce el debate de implantar tasas por esos  525 kilómetros de autovías en la provincia, que afectarían de lleno a carreteras como la A-42 que une Toledo con Madrid y que soporta intensidades medias diarias de 40.871 vehículos, de los 37.459 son ligeros y el resto (3.412) pesados.
Con la propuesta de Seopan, los conductores toledanos se verían obligados a abonar entre 73céntimos y algo más de dos euros, 2,19 en concreto, para el costear el trayecto de 73 kilómetros que separa la capital regional de Madrid, mientras que los camioneros tendrían que abonar desde 3,65 euros a 10,22, si se multiplica el kilómetro recorrido por la propuesta más económica de Seopan o se opta por la opción más cara para el bolsillo del conductor. Si el destino es Talavera y el punto de origen Toledo, el coste podría oscilar entre los 81 céntimos y los 2,43 euros para  los vehículo ligero y entre los 4,05 y los 11,34 euros en el caso de los camioneros.
El viaje hasta Albacete no sería barato. Aplicando el precio más ventajoso de los que se manejan en la horquilla habría que desembolsar 2,5 euros por viaje o 12,5 euros los camiones. En el caso de aplicar la parte alta de la tabla, la tasa se dispararía hasta los 7,5 euros para el caso de los vehículos ligeros y llegaría a los 35 euros en el caso de los pesados.
 Los desplazamientos al resto de capitales de provincia de la región tampoco estaría libre de pago a no ser que se utilizaran carreteras secundarias. Para llegar a Cuenca, la tasa oscilaría para los turismos entre 1,27 y 3,81 euros; el coste de viajar hasta Guadalajara comportaría un desembolso de entre 1,31 y 3,93 euros  y hacerlo a Ciudad Real entre 1,33 y 3,98 euros.