«Nadie elige tener un tumor y escuchar que eres inservible»

C.M
-

La empresa ICSA, dependiente de Aernnova, despidió el lunes a Vanessa García «por bajas por enfermedad» derivadas del tumor de oído que la diagnosticaron hace nueve años

«Nadie elige tener un tumor y escuchar que eres inservible» - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

No pudo evitar llorar Vanessa García al relatar que, a consecuencia de esta sentencia del Constitucional que avala el despido por estar enfermo, la ‘gran’ empresa en la que trabajaba -ICSA en Toledo, perteneciente al grupo Aernova- la despidió ya que por las secuelas de una grave enfermedad, un tumor de oído, tuvo que cogerse unos días de baja.
Sin más, desde la empresa se le informó de que estaba despedida -«no me dejaron ni recoger mis cosas, sólo cambiarme de ropa»-, y desde entonces no deja de pensar en que esta situación tan dura «no se la merece ninguna persona, nadie se da de baja por gusto, nadie elige tener un tumor». Y sobre todo, «nunca llegué a pensar que una multinacional como Aernova  me sacará otra vez a la calle» y me dijera que «soy inservible para trabajar porque tengo un tumor».
Porque ya lo intentó cuando fue diagnosticada, tuvo que cogerse una baja para superar la enfermedad y al regresar, su empresa, intentó -sin conseguirlo- que dejara su puesto a cambio de dinero. Pues bien, ahora ha aprovechado la fatal sentencia para echarla a pesar de los muchos años dedicados a la citada que, por cierto, «cuenta con importantes beneficios y ayudas de ámbito estatal» tal y como apuntaron los sindicatos citados en la concentración.
Conviene recordar quede esta empresa también ha sido despedida otra trabajadora, que estaba con una reducción de jornada por cuidado de familiar; despido que ya se declaró nulo.
 Y es que fue Zocodover el lugar en el que CCOO y UGT se manifestaron para «exigir al futuro Gobierno la derogación inmediata de la reforma laboral y del artículo 52.d en particular» que «condena a las personas trabajadoras enfermas al despido». De hecho, los responsables de ambos sindicatos aseguraron que en la región ya se han registrado más de cinco casos de despidos consecuencia de esta sentencia».
El secretario regional de CCOO explicó que lo cuestionan «no es la sentencia, que está basada en una interpretación de la ley», sino «la propia ley» ante la evidencia de que «se antepone la productividad de una empresa a la vida o la salud de un trabajador», lo que «es una atrocidad y un atropello que la sociedad no debe consentir».
Por su parte, el secretario regional de Administración y Formación de UGT tachó la sentencia del Constitucional como un «sinsentido» y «una vergüenza» porque en ella «prevalece el derecho a la libertad de empresa sobre el de la salud de los trabajadores, consagrado en la Constitución». Además, denotó que la misma «principalmente afecta a las mujeres porque son ellas las que, por norma general, trabajan en sectores que tienen mayor incidencias de baja de corta duración».