La mesa electoral más loca

F. J. R.
-

El recuento inicial de la mesa 18-B de Buenavista-Palomarejos, situada en el pabellón del colegio Alfonso VI, hizo saltar las alarmas al no otorgar ningún voto al PP y en cambio dar 105 apoyos a la candidatura fraudulenta de Ganemos

Los resultados registrados en una mesa del colegio Alfonso VI pusieron en alerta a los interventores del PP. - Foto: Ví­ctor Ballesteros

Toledo no es Cantabria, en donde estos últimos días se ha producido caos y confusión debido a los múltiples errores en el recuento del voto del 26-M, pero la ciudad tampoco se ha librado de las pifias del sistema de recuento electoral. Los datos provisionales, facilitados por la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha el pasado lunes, incluían algunos errores de bulto en la distribución de los distintos votos, uno de ellos, el más sonado, hizo saltar las alarmas por la inusual distribución de las papeletas. 
Se trataba de la mesa electoral 18-B del distrito 05, cuyo código se corresponde al barrio de Buenavista-Palomarejos. En ella se habían contabilizado 295 votos de un censo de 423 personas. Hasta ahí todo normal. 
La mesa en concreto es una de las que se instala en el pabellón del colegio público Alfonso VI y los primeros resultados divulgados por el Ministerio del Interior dejaron un más que curioso reparto. El Partido Socialista, que había empezado a desmarcarse en todas las mesas, sumaba 105 papeletas a su favor en esa mesa. Nada raro. Ciudadanos cosechaba 28, una cifra algo baja pero en su media de resultados de la jornada, mientras que todos empezaron a mirarse de reojo cuando vieron en la pantalla que la base de datos del Ministerio otorgaba cero votos al Partido Popular.
No es que no sea algo imposible, pero era extremadamente raro que un partido que rondaba prácticamente de media el centenar de votos en todas las mesas (209 en la que más y 39 en la que menos) se quedara con su casillero a cero en una mesa de un barrio, como Buenavista-Palomarejos, que siempre les ha votado.
La cosa no quedaba ahí, la mesa 18-B deparaba más sorpresas. Y es que, el desconcierto general de los apoderados de los distintos partidos llegó al ver que allí se habían registrado nada más y nada menos que 105 votos para la candidatura de Ganemos. La democracia puede ser caprichosa. Nada tenía que sonar raro... salvo que se trataba, como bien se denunció antes y durante la campaña, de una lista que únicamente pretendía suplantar a la anterior Ganemos Toledo (tuvo 4 concejales en la última legislatura) y acceder así al dinero público. Un Ganemos ‘fake’ que pese a todo, con intención o sin ella, ha cosechado 283 votos en toda la ciudad. Era más que raro que prácticamente el 40% de esos apoyos salieran del mismo sitio.
La cosa no quedó ahí. Aunque no era un caso tan atípico, en esa misma mesa se registró también el mejor resultado para otro partido minoritario, Falange Española de las JONS. En total, la formación franquista sacó 69 votos en toda la ciudad, y los resultados iniciales del Ministerio del Interior le otorgaban en esa mesa del Alfonso VI un total de 30.
Los interventores del Partido Popular no tardaron en descubrir el equívoco, y así comprobaron que los votos del Ganemos ‘fake’ eran en realidad suyos, o que los 30 de Falange eran para Vox, los 0 de Podemos eran 19 y que PSOE y Cs sí que fueron respetados. Todo un lío.