Cs propone ir dotando de sombra a los espacios públicos

J. Monroy
-

Se trata de una iniciativa a medio-largo plazo que puede atraer turismo y ampliar las distancias interpersonales. La idea es comenzar este verano con un proyecto piloto en el Casco

Cs propone ir dotando de sombra a los espacios públicos - Foto: Yolanda Lancha

Toledo es, tras Sevilla, la segunda ciudad española con más horas de sol, con una temperatura media en verano de 34 grados. Tras una pandemia en la que se ha hecho más necesario que nunca una distancia interpersonal, Ciudadanos lleva al Pleno municipal de este jueves una propuesta para ampliar los espacios de sombra en la ciudad en los espacios públicos de convivencia, como parques, plazas o calles comerciales, siempre respetando en entorno patrimonial.
La prioridad, ha explicado el portavoz municipal del  Grupo, Esteban Paños, sigue siendo el árbol. Pero donde este no sea una opción, Cs apuesta por pérgolas, toldos, cenadores y otro tipo de tensoestructuras. La idea es que estén fabricados en elementos transpirables y duraderos, con posibilidad de retirada en invierno, para su mejor conservación, y porque entonces serán innecesarios.
Paños recuerda que hay ciudades del entorno en las que ya están funcionando proyectos similares, como los de Salamanca o la calle Preciados de Madrid. En Valencia se ha iniciado la instalación de cuatro pérgolas fotovoltaicas en aparcamientos públicos, que no solo son sombra, sino puntos de recarga para vehículos eléctricos. En Murcia también quieren instalar elementos similares. En Toledo, apunta Paños, esto último parece casi ciencia ficción, pero sigue apostando por «copiar todo aquello que funciona bien y avanzar hacia una ciudad amable, amigable y sostenible».
Los beneficios de esta iniciativa, explica el portavoz de Cs, son varios. Por un lado, pensando en el modelo de turismo de futuro, se puede introducir en una mayor afluencia de visitantes en verano, atraídos por la iniciativa. Pero no solo eso, también sería una forma de atraer, por ejemplo, vecinos de otros barrios al Casco, que ha sido una zona especialmente golpeada por la crisis. Se reactivaría así el comercio en determinadas zonas y se haría la vida en los espacios de convivencia mucho más amable. Porque con más sombra, habrá más espacio para respetar las nuevas normas de distanciamiento social.
Proyecto piloto. Paños reconoce que esta iniciativa puede ser un proyecto a medio o largo plazo, que requiere, además, una gran inversión. Pero propone que se inicie este verano en Toledo con un proyecto piloto en el Casco. Serían los técnicos municipales quienes deberían estudiar en qué zona es más interesante la instalación de estos elementos y facilitar recorridos en sombra para una movilidad amable de los peatones en los meses más duros. Podrían ser espacios como el Miradero o el Corralito de San Miguel, ambos con espacios espectaculares, pero sin un ápice de sombra. Allí se podrían conseguir que muchas personas se animaran a participar y disfrutar de los espacios, los niños podrían jugar y los turistas disfrutar de las vistas. Pero la idea, reitera Paños, es que la iniciativa no se quede en el Casco, sino que se extienda a otras zonas de la ciudad, siempre de acuerdo con criterios técnicos y presupuestarios.
La idea de Cs es que, dado que con motivo de la pandemia se han tenido que reajustar partidas presupuestarias y hay inversiones que no se han podido desarrollar, se resignen. Además, no habría que descartar, como se está haciendo en otras ciudades, una posible colaboración público-privada.