Traductores prepara el regreso del Premio Gerardo de Cremona

A.D.M.
-
Traductores prepara el regreso del Premio Gerardo de Cremona - Foto: David Pérez

El galardón, que según Luis Miguel Pérez Cañada supuso un punto de inflexión en la historia del centro, será entregado en Toledo tras haberlo hecho en La Valetta, Casablanca y Cremona

El vicerrector de Investigación y Política científica de la UCLM, José Julián Garde, abrió ayer en la Escuela de Traductores el acto institucional con motivo del XXV aniversario de esta institución. Le acompañaron en la mesa los dos primeros directores del centro, Miguel Hernando de Larramendi (1994-2006) y Luis Miguel Pérez Cañada (2006-2017), quien realizó un breve repaso de su actividad y señaló como punto de inflexión la creación del Premio Internacional Gerardo de Cremona en 2015, galardón que este año volverá a entregarse en Toledo tras hacerlo en La Valetta (Malta), Casablanca (Marruecos) y la propia ciudad italiana. Es precisamente en este terreno, el de los galardones -bien como jurado permanente del Premio Nacional de Traducción, bien como centro al que está vinculado Salvador Peña, reconocido con este premio en 2017-, donde la Escuela de Traductores puede presumir en estos últimos años de los constantes esfuerzos realizados a lo largo del último cuarto de siglo.
Por ese motivo es tan importante, continuó, consolidar un organigrama que permita asentar personal docente e investigador, y trabajar para conseguir objetivos que a lo largo de todos estos años no han sido posibles, entre ellos un observatorio permanente y un máster interuniversitario. Sí se hará pronto realidad, en 2021, una colaboración de la Escuela de Traductores en el nuevo grado en Estudios Internacionales de la Universidad de Castilla-La Mancha.
El centro continuará así una colaboración que desde años ha establecido con facultades toledanas de la UCLM como las de Humanidades y Educación, así como con otros centros que enumeró Pérez Cañada, tales como el CSIC, la Real Fundación de Toledo, el Museo Sefardí y el Ayuntamiento de Toledo.
Miguel Hernando de Larramendi, por su parte, compartió el recuerdo de los inicios de la Escuela de Traductores con el rector Luis Arroyo, primer responsable de la Universidad de Castilla-La Mancha, a quien se refirió como «un visionario» en su propósito de fomentar «el espíritu de circulación del conocimiento en ambas orillas del Mediterráneo».
Asistieron a la celebración, que tuvo lugar en la sede de la Escuela, la decana de la Facultad de Humanidades, Rebeca Rubio, y su antecesor, Ricardo Izquierdo Benito. Por parte del Ayuntamiento, asistieron el vicealcalde, José Pablo Sabrido, y el concejal Juan José Pérez del Pino. Fue su anfitriona la actual directora del centro, María Teresa Santamaría.
Al finalizar la parte institucional, el catedrático de Filología Latina Ignacio García Pinilla, asimismo profesor en la Facultad de Humanidades, impartió la ponencia Humanistas en Toledo.
La Escuela de Traductores de Toledo nació en 1994, promovida por la Fundación Europea de la Cultura (Ámsterdam) y el Patronato Universitario de Toledo, a fin de recuperar el espíritu de la escuela medieval que, con sus traducciones, favoreció la difusión de la ciencia y la cultura desde el mundo árabe hacia Europa. Nueve años después, en febrero de 2003, la Escuela se integraría en la Universidad de Castilla-La Mancha como centro de investigación.  
A lo largo de sus más de dos décadas de existencia, la Escuela ha hecho realidad una amplia lista de proyectos de investigación, de programas de formación de traductores e intérpretes de árabe y de latín y ha creado su propio catálogo de colecciones de traducción del saber clásico y contemporáneo, teniendo por campo de acción los países que se extienden desde el océano hasta el golfo Pérsico.
Actualmente, la Escuela de Traductores articula sus actividades en torno a tres ejes: investigación y traducción, formación y docencia y coloquios y encuentros.