Los ingresos del IBI bajarán en 2019 420.000 euros

I.G. Villota
-
Los ingresos del IBI bajarán en 2019 420.000 euros - Foto: David Pérez

Es la principal fuente de recaudación municipal, aunque en 2019 sufrirá un descenso del 1,5 por ciento respecto a 2018 y de 710.000 euros respecto a la liquidación del presupuesto de 2017


La lectura destacada de los concejales del Ayuntamiento de Toledo está Navidad no va a ser precisamente un best-seller ni uno de esos títulos que se han quedado en cartera a lo largo del año. Los grupos políticos, en concreto los de la oposición, tienen que hacer deberes y estudiarse al detalle los presupuestos del Ayuntamiento de Toledo de 2019, aprobados ya inicialmente para recibir el visto bueno definitivo el próximo 10 de enero. Atendiendo al documento preparado para 2019 por José Pablo Sabrido, concejal de Hacienda, encontramos que el Ayuntamiento de Toledo tendrá el año que viene un presupuesto 94.740.000 euros (360.000 euros más que en 2018) que proceden, en su mayoría, de los tributos locales aunque también cuenta con ayudas del Estado, de casi 15,5 millones, y, en menor medida de la Junta de Comunidades, con casi 2,8 millones, lo que supone un incremento de 991.000 euros respecto a 2018.
Como siempre, la mayor fuente de financiación de la administración municipal son los impuestos directos (IBI, plusvalías, vehículos, actividades, participación en el IRPF) por los que el año que viene va a recaudar 44,5 millones de euros que son un 0,23 por ciento más que en el actual ejercicio, esto es 102.000 euros más. La cantidad es notablemente inferior a los 44,4 millones reflejados en la liquidación del presupuesto de 2017.
Los ingresos por IBI, el tributo que más recursos aporta a todos los consistorios del país, bajan en 420.000 euros respecto al presupuesto de 2018 hasta los 27,2 millones. Supone un descenso porcentual del 1,5 por ciento y de 710.000 euros respecto a la liquidación del presupuesto de 2017.
Esta pequeña pérdida que compensada con el aumento de otros conceptos. Los ingresos por tributos como el impuesto de vehículos aumenta en 100.000 euros, de 5 millones a 5,1 millones, y el sube en más de medio millón el impuesto de plusvalías, al pasar de los 4,5 millones de 2018 a los 5 millones contemplados en 2019. Nada que ver con los más de 9,2 reflejados en la liquidación de las cuentas municipales de 2017.
el icio. El tributo que cae significativamente es el ICIO, en concreto en cinco millones, dado que el año pasado se contempló el ingreso del impuesto de construcciones del nuevo hospital.
En la contabilidad municipal para 2019 hay que contar también con los casi 23,7 millones, 2,8 millones más que en 2018, que se calcula que va a rentar el capítulo 3 relativo a las tasas y otros ingresos . Ahí están registrado desde los 8,2 millones por prestación de servicios básicos, las tasas por actividades municipales (1,1 millones) o los 7,2 millones por el aprovechamiento de espacios públicos, lo que supone un aumento próximo al medio millón respecto al actual ejercicio.
En tercer lugar, en cuanto a ingresos de procedencia local, figuran los impuestos indirectos (IVA, alcohol, cerveza, tabaco, hidrocarburos, caza y pesca) que baja en casi cinco millones hasta los 5 millones, alejado de los 9,7 de 2018 pero por encima de los 3,6 de 2017.
El estado y la junta. A pesar de todo, el capítulo 4 de transferencias corrientes aporta más dinero a las arcas municipales superando los 18,2 millones, 2,1 por encima del ejercicio 2018. De ellos, el Estado casi 15,5 millones y la Junta de Comunidades (para programas sociales y la Junta de Comunidades 2,8.
El capítulo 5 de ingresos patrimoniales se sitúa en 1,65 millones, 94.000 euros por encima de 2008. El grueso de esta cantidad, casi 1,3 millones, se debe a concesiones y aprovechamientos especiales. Respecto al capítulo 7 sobre transferencias de capital experimenta una ligera bajada de 29.600 euros.