Cobisa otorga licencia para desmantelar la planta de gas

J. S.
-
Planta de gas natural licuado que será desmantelada en Cobisa.

El Ayuntamiento otorgó el 8 de mayo una autorización a Nedgia para que desmonte la instalación de gas natural licuado situada en la urbanización Don Pedro, una vez que la compañía ha terminado de construir una planta similar en Argés

El Ayuntamiento de Cobisa concedió el pasado 8 de mayo autorización a Nedgia Castilla-La Mancha para iniciar el desmantelamiento de la planta de gas natural licuado que la compañía había instalado en la pasada legislatura en las cercanías de la urbanización don Pedro de Cobisa y que provocó las protestas y las reticencias de los vecinos.
Una vez concedida la licencia, Nedgia deberá iniciar las obras en un plazo máximo de tres meses y los trabajos de desmantelamiento de la planta no podrán exceder de doce meses aunque está previsto que los trabajos concluyan antes de terminar el año. El desmontaje de la instalación es posible toda vez que la Nedgia ha terminado de construir una planta similar en el municipio de Argés que dará servicio también a Cobisa y que se encuentra alejada de zonas habitadas. El primer paso en el desmantelamiento de la planta de la localidad será en enganche de la red de gas de Cobisa a la planta de Argés.
Tras visitar la nueva planta en Argés hace unos meses el alcalde de Cobisa, Félix Ortega, manifestó que se ha hecho realidad el «importante acuerdo» alcanzado por el Gobierno municipal con la empresa suministradora de gas para que esta instalación fuera trasladada a otra ubicación, ya que la actual no es la más adecuada.
«Un acuerdo fruto de las negociaciones intensas y duras en las que, en todo momento, el alcalde de Cobisa y su equipo plantearon soluciones, alternativas y su firme decisión de atender las reivindicaciones vecinales, quienes les trasladaron nada más llegar a la Alcaldía su malestar e inquietud ante la cercanía de la planta a sus viviendas».
«Hemos solucionado el problema que planteó a los vecinos y vecinas de nuestro pueblo la decisión del anterior gobierno municipal de ubicar la planta en la urbanización Don Pedro».
La instalación de la planta de la polémica en el término municipal de Cobisa fue anunciada en junio de 2014 en un acto conjunto con el entonces alcalde, el ‘popular’ Emilio Muñoz, para pormenorizar el proyecto a los vecinos. El mes siguiente, los por entonces regidor y directora general de Gas Natural Castilla-La Mancha, Begoña Méndez, confirmaron la firma del convenio de cesión de uso temporal a la empresa de esta parcela de 1.600 metros cuadrados para la planta satélite de Gas Natural Licuado.
Tras su entrada en el Ayuntamientos en 2015, el nuevo equipo de Gobierno encabezado por Félix Ortega mostró disconformidad con una planta que estaba ubicada a apenas 50 metros de las parcelas de los unifamiliares más cercanos, aparte de estar flanqueada por dos zonas verdes. Ortega dejó claro que estaba a favor de la apertura de una planta de este tipo en el término municipal que genera una energía más limpia y barata, pero no en detrimento de la calidad de vida de los vecinos. Enseguida, el Consistorio planteó un cambio de terreno en otras superficies municipales, teniendo en cuenta que estaban disponibles antes incluso de la ejecución del proyecto energético. No obstante, la solución adoptada finalmente fue el traslado de la instalación al término municipal de Argés.
«Nuestro empuje y compromiso con los ciudadanas y ciudadanas nos ha permitido alcanzar el consenso con la empresa y optar por una decisión final más barata, sin coste alguno para el Ayuntamiento», añadió Ortega, que destacó la colaboración y buena disposición mostrada por  Nedgia y agradeció su decisión de desmantelar la planta de la localidad poniendo en valor el hecho de que sea la primera instalación de esta características que la empresa desmantela.
 Nedgia cuenta en la localidad toledana con un total de 760 clientes y una red de distribución de gas de más de 42 kilómetros, así como que la inversión de la empresa en Cobisa para el suministro de esta energía limpia ha alcanzado los 4,8 millones de euros.