Tres en uno: edil de Urbanismo, vicealcalde y diputado

C.M
-

José Pablo Sabrido, concejal del Ayuntamiento desde 2015 y hombre de confianza de la alcaldesa, ha sido uno de los elegidos por los socialistas para ostentar el cargo de diputado provincial durante los años venideros.

José Pablo Sabrido, portavoz del Ayuntamiento de Toledo.

Entre los distinguidos por la Comisión Ejecutiva del PSOE de Toledo se coló un político socialista que sorprendió a los periodistas cercanos a la política local. Porque Esther Padilla pronunció el nombre de José Pablo Sabrido entre los elegidos a representar a la formación en la Diputación por el partido judicial de Toledo-Illescas.
Esta información propició, como no podía ser de otra forma, la consiguiente pregunta a la vicesecretaria y portavoz del PSOE de Toledo sobre la conveniencia de tal duplicidad, sobre todo porque es Sabrido el que debe lidiar con un área municipal esencial para el futuro desarrollo de la ciudad. Ante ello, Esther Padilla valoró la «incuestionable capacidad» de un hombre «al que la alcaldesa ha decidido dar esta competencia (Urbanismo)» y «el presidente de la Diputación lo ha considerado interesante para formar su equipo».
Cabe destacar que esta doble responsabilidad también fue aceptada por Javier Nicolás, quien compatibilizó su responsabilidad municipal al frente, también, de Urbanismo, con su competencia como diputado provincial en la presidencia del ‘popular’ Arturo García Tizón.
Pues bien, con el evidente apoyo de su partido que, indudablemente, ha querido premiar su labor como hombre de partido en sus muchos puestos de responsabilidad política -ha sido, entre otros cargos, director General de la Función Pública de Castilla-La Mancha, director Gabinete Secretario de Estado de Defensa, y director Gabinete de la Presidencia de las Cortes de Castilla-La Mancha-, esta legislatura no se presenta tranquila para quien debe afrontar la redacción del ya famoso -y urgente- Plan de Ordenación Municipal tras la anulación definitiva del plan de 2007.
Porque aunque su antecesor en el cargo, Teo García, ha asegurado que «se ha avanzado bastante» en este documento que aspira a ser «más ajustado a la realidad y más socialmente sostenible», lo cierto es que pocos han sido los detalles de un proceso del que, a pesar de lo prometido, poco se sabe. De ahí que José Pablo Sabrido sea el ahora responsable de dar trámite a un plan que debe contener la imprescindible Carta Arqueológica y los estudios de medio ambiente, movilidad, sostenibilidad económica y demográfica de la ciudad.
Junto a este desafío, el también diputado provincial deberá abordar el espinoso asunto de la puesta en marcha de vivienda de titularidad pública. Eso por no hablar de la poco aclamada -y de momento paralizada- modificación puntual número 29 del Plan General de Ordenación Urbana que apuesta, entre otras cuestiones, por clasificar como suelo urbanizable de uso residencial la zona de La Peraleda. Junto a este deseo, pretende regular la ampliación de suelo urbanizable de uso industrial en el Polígono, o a establecer una nueva unidad de suelo urbano no consolidado en el Paseo de la Rosa.