Enfermeros del Virgen de la Salud solicitan efectivos

Á. de la Paz
-
Enfermeros del Virgen de la Salud solicitan efectivos - Foto: David Pérez

El colectivo lamenta que la falta de contratación les obliga a realizar más horas de las debidas y reclaman que las bajas y los días libres se cubran con personal extra

La carencia de personal de enfermería de la quinta planta sur del Hospital Virgen de la Salud de Toledo preocupa a los profesionales de este gremio, un colectivo saturado por la acumulación de trabajo y la falta de remplazo para asumir las bajas y los días libres. «Siempre somos el mismo personal», explica C. G. La facultativa lamenta que la dirección del centro les sigue ofreciendo esas horas, un tiempo adicional al ya trabajado. «Es una práctica habitual; nos dejan la responsabilidad», asegura. Esta profesional y sus compañeros exigen que se amplíe la plantilla destinada a estas eventualidades y se deje de recurrir a los habituales. «La mayoría estamos aquí por vocación y vamos cediendo y cubriendo los turnos», detalla. Para evitar la acumulación por carga de trabajo, reclaman personal.
La petición de los profesionales pasa «contratar a gente que haga esas horas». G. explica que los profesionales «están cada vez más cansados y que la presión va a más». Los denunciantes cifran en 21 los enfermeros disponibles para un servicio que incluye a pacientes de onco-hematología, oncología, otorrinolaringología y en cuidados paliativos. El último grupo, por la complejidad de su estado, es uno de los que más dificultades genera. Los profesionales se refieren a la situación «de últimos días» que atraviesan estos enfermos ingresados en el quinta planta sur. «La familia tiene muchas preguntas», apunta G., y el personal específico para la atención a los allegados solo está en el hospital de lunes a viernes durante las mañanas. «Somos los que aportamos un consuelo, los que les escuchamos y abrazamos. No se refleja, pero es mucho de nuestro tiempo».
La propuesta que lanzan a la administración incluye como prioridad la de mejorar las condiciones en las que desarrollan su trabajo. «Que haya al menos tres enfermeras en cada control», pide G. La  sanitaria explica que las tardes son especialmente complicadas, dado que ese tiempo se emplea de manera recurrente para el traslado de pacientes dentro de las estancias del propio hospital, entre las diferentes plantas o entre habitaciones si así lo requiere el hospitalizado. «Estamos haciendo un tetris», cuenta.
G. pide que se aumente la contratación de personal para aligerar de unas cargas que los del turno habitual no habrían de asumir. La enfermera alude a los pacientes y la necesidad de tener «gente suficiente para cuidarlos bien». También pone el foco en cómo la amplitud de plantillas evitaría turnos más largos de lo debido y la realización de más horas de las establecidas. Además, propone que se mejoren sus condiciones laborales diarias con material sanitario actualizado y la reposición habitual de recursos farmacéuticos.
Más denuncias. Otro enfermero del Virgen de la Salud alertó en Semana Santa sobre la situación laboral a la que se ven sometidos los profesionales sanitarios que ejercen en la misma quinta planta sur. Á. S. publicó en su cuenta personal de una conocida red social un duro alegato tras 17 horas ininterrumpidas de servicio. En su misiva, el sanitario llamaba a la responsabilidad del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, y la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón.
«Pues aquí terminan 17 horas eternas, siete (en) el turno de tarde de Enfermería del servicio de Onco-Hematología de la planta 5 Sur del Hospital Virgen de la Salud de Toledo (que) estuvo cubierto conmigo como único enfermero, cuando las presencias mínimas son dos», explicó S. en un mensaje que no ha tardado en hacerse viral. «¿Cómo un servicio tan específico como este, en el que existen habitaciones de aislamiento con pacientes inmunodeprimidos y pacientes paliativos en situación de últimas horas de vida, puede quedarse durante un turno completo con la mitad de las presencias mínimas de enfermería establecidas por ley?», se preguntó exigiendo responsabilidades.