Élez aprueba unas cuentas que oposición cree irresponsables

Leticia G. Colao
-

El concejal de Hacienda defiende que los presupuestos servirán para afrontar las consecuencias económicas y sociales del Covid-19 con modificaciones presupuestarias y otros proyectos vitales para el futuro de la ciudad

Élez aprueba unas cuentas que oposición cree irresponsables

El Ayuntamiento de Talavera ha aprobado hoy definitivamente el presupuesto para el ejercicio 2020 en el que, previamente, ya había realizado modificaciones para incorporar el impacto de la crisis sanitaria del Covid-19. Las cuentas para este año, con una cuantía final de 87,9 millones de euros (71 del actual ejercicio más 16 no ejecutado de 2019), salieron adelante con los únicos votos a favor del equipo de Gobierno de García Élez, y la oposición total y absoluta de todos los grupos de la oposición, que reclamaron cambios sobre un presupuesto elaborado antes de la pandemia.
El concejal de Hacienda, Luis Enrique Hidalgo, defendió una y otra vez la «necesidad» de su aprobación para no retrasarlo más indicando que «su núcleo central sigue siendo hoy más necesario que nunca para que la ciudad evolucione y porque recoge las consecuencias económicas y sociales del Covid-19». Para ello, aseguró que el equipo de Gobierno se encargará de que sea un presupuesto «bien gestionado, con prudencia y responsabilidad».
Hidalgo explicó que sigue siendo un documento «perfectamente válido» porque además se han tomado medidas que supondrán una «rebaja en la tributación de casi 300.000 euros, para autónomos, empresas y particulares». A su vez, añadió, ha continuado con otros proyectos de ciudad, como contratos de eficiencia energética, la restauración de las murallas del Salvador o la renovación ya iniciada del Municipal de El Prado, entre otros, además de depender de él las ayudas de la ARRU, la administración electrónica o los planes de empleo así como facturas sin abonar. Lógicamente, reconoció que deberán llevarse a cabo diferentes modificaciones para hacer frente al «cambio  brusco» que, en primer lugar, supondrá una importante caída de ingresos para las arcas municipales.
No convenció a la oposición. Así lo explicaron los portavoces de Ciudadanos y Vox, Susana  Hernández y David Moreno, que vieron rechazadas sus enmiendas al presupuesto y que creían obligado rehacer el mismo «por el momento de excepcionalidad, que adolece de una respuesta igualmente excepcional donde cada céntimo de euro sea destinado a aquello que sea necesario», indicó Hernández.
Desde Vox, por su parte, aseguraron que estas cuentas y la forma de actuar del Gobierno socialista llevará a la «quiebra» de las arcas municipales ya que, además de no haber tenido en cuenta las propuestas de la oposición, tampoco lo han hecho de los informes de la Intervención Municipal. «Son irresponsables financieramente porque van a aumentar el endeudamiento y carecen de un  plan de amortización de crédito», tras echar en cara a la alcaldesa que éste ha crecido en 7 millones desde su llegada a la Alcaldía,.
Por su parte, el portavoz de los populares lamentó que el Gobierno haya perdido la oportunidad de mejorar el proyecto económico «adaptado y mucho mas realista» y de hacerlo sin contar con toda la Corporación, «ya que en lugar de coger la mano de la oposición, la han mordido».
Santiago Serrano defendió que puedan salvarse algunas partidas, «pero tiene que rehacerse por sentido común». En su opinión, «no hay ni una sola empresa que mantenga sus cuentas tal y como las había previsto para este año tras el coronavirus. Lejos de suponer una  cura del daño que el coronavirus ha traido a la ciudad, la va a hacer más grande», indicó.