CISF denuncia presiones para dar el 'aprobado general'

E.Press
-

El sindicato ha recibido quejas de docentes que reciben «mensajes de inspectores que les empiezan a pedir muchos papeles» para justificar los casos de alumnos a los que califican como suspensos.

CISF denuncia presiones para dar el 'aprobado general' - Foto: Pablo Lorente


El sindicato CSIF ha asegurado este lunes que «tiene constancia» de que profesores de varias comunidades autónomas -entre ellas Castilla-La Mancha- están recibiendo «presiones» para aprobar a todo el alumnado este curso.
En concreto, alude a gobiernos autonómicos que acordaron con el Ministerio de Educación y Formación Profesional flexibilizar los criterios de evaluación tras la suspensión de las clases presenciales el pasado mes de marzo por la pandemia del coronavirus.
El presidente de Educación en CSIF, Mario Gutiérrez, ha precisado este lunes durante una rueda de prensa telemática que el sindicato ha recibido quejas de docentes que reciben «mensajes de inspectores que les empiezan a pedir muchos papeles» para justificar los casos de alumnos a los que califican como suspensos.
Según Gutiérrez, está sucediendo en comunidades como «Aragón, Extremadura y Castilla-La Mancha» donde se aplica la orden ministerial publicada en abril que permite promocionar y titular este curso, de forma excepcional, sin tener en cuenta el número de asignaturas suspensas.
Esta orden recoge el acuerdo entre el ministerio dirigido por Isabel Celaá y la mayoría de las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial de Educación celebrada el 15 de abril. Sin embargo, Andalucía, Castilla y León, Euskadi, Madrid y Murcia se descolgaron de ese acuerdo que flexibiliza los criterios de evaluación que marca la vigente Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE).
El responsable de Educación de CSIF ha calificado como «aberrante» esta situación que atribuye a la orden ministerial, porque deja a los docentes, en su opinión, «sin instrucciones claras» ni «criterios objetivos» para evaluar el tercer trimestre del curso, que se ha desarrollado a distancia en todo el territorio español.
«Hay docentes que nos han hecho llegar que están 12 y 14 horas y no les da tiempo a terminar su jornada laboral por el papeleo que existe», ha explicado Gutiérrez, que advierte de la «desigualdad» que estos criterios dispares de evaluación pueden provocar entre los estudiantes de segundo de Bachillerato que preparan la prueba de acceso a la universidad, porque mientras en regiones como Madrid o Castilla y León «hay que aprobar todas las materias», en otras titularán con asignaturas suspensas.