Cs propone a Toledo como Capital Europea de la Cultura 2031

Á. de la Paz
-

La formación naranja apunta a una distinción rotatoria que recalará en España dentro de doce años como gran proyecto para la ciudad

Cs propone a Toledo como Capital Europea de la Cultura 2031 - Foto: Víctor Ballesteros

La candidatura municipal de Cs anunció, con el Circo Romano de fondo, una de sus grandes propuestas de futuro para la ciudad. La intención de la formación naranja es convertir a Toledo en la Capital Europea de la Cultura del año 2031. El reconocimiento que concede la Unión Europea con carácter rotatorio corresponderá ese año a una ciudad española y otra maltesa. Desde el partido centrista prometen abordar esta carrera de fondo en cuanto la próxima legislatura comience. La distinción, si se consigue, tendrá un efecto llamada notable para la atracción de turistas, procedentes, especialmente, desde el continente.
El cabeza de lista de la candidatura, Esteban Paños, abogó por mejorar el equipamiento y la programación cultural para mejorar la oferta de la ciudad en este ámbito. «Vamos a preparar a Toledo. Es un trabajo a largo plazo, un trabajo que tiene el ADN de Cs», aseguró el candidato.  Paños llamó a «preparar los cimientos» para elaborar la mejor alternativa posible. Concurrir a un proyecto de tan enorme calado «conlleva muchos servicios», recordaron desde la formación liberal. Su máximo representante en la ciudad aludió al «POM, la movilidad, sacar la cultura a la calle y llevarla a todos los barrios y elaborar un programa innovador» como algunas de las ideas inmediatas que mejorarán las opciones de Toledo frente a todas aquellas rivales españolas que decidan presentarse. Hasta el momento, cuatro ciudades españolas han disfrutado de esta distinción: Madrid en 1992, Santiago de Compostela en 2000, Salamanca en 2002 y San Sebastián en 2016. «Es una manera distinta de hacer política; nosotros no pensamos a cuatro años, queremos un modelo de ciudad para el siglo XXI», proclamó Paños.
«Si queremos que Toledo tenga opciones de albergar la capitalidad, hay que empezar ya», explicó Irene Benayas, número cuatro de la lista, licenciada en Historia del Arte, y una de las responsables de las propuestas del partido en asuntos de patrimonio y cultura. «Tenemos que trabajar en distintos ámbitos porque los requisitos conllevan reformas en urbanismo, mejoras en las vías de comunicación y rehabilitación en edificios e infraestructuras». Desde la lista naranja ratificaron su apuesta por un turismo «sostenible y accesible» y exigieron «reforzar y dinamizar el programa cultural de Toledo». Benayas llamó a «no repetir una y otra vez los mismos patrones» y señaló la necesidad de «aprovechar todos los programas europeos» que las instituciones comunitarias convocan. Benayas llamó a la implicación de administraciones, empresarios, comerciantes y, «por supuesto, la ciudadanía».
Además, la lista de Cs reclamó la designación como Sello de Patrimonio Europeo para la Escuela de Traductores. Esta condecoración valora a aquellos espacios físicos e inmateriales que hayan desempeñado un papel destacado para la integración de las culturas y en la formación de la conciencia europea. La Escuela de Traductores, ahora integrada dentro de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) ha celebrado recientemente 25 años desde su refundación, aunque hunde sus raíces en la baja Edad Media y en el impulso del rey Alfonso X El Sabio. La petición para la obtención de esta marca «traerá beneficios a la ciudad en distintos campos: financiación para sus actividades, mayor visibilidad y oportunidad para el intercambio de experiencias de aprendizaje», enumeró Benayas.