El Consorcio ofreció ayuda al dueño de la casa derrumbada

S.L.H
-
El derrumbe se produjo el sábado por la tarde, aunque no hubo que lamentar víctimas al no haber nadie en el edificio.

El edificio se encontraba apuntalado y, al parecer, no había cumplido con las órdenes de ejecución elevadas por el Ayuntamiento

A primera hora de la tarde del sábado se derrumbó una vivienda en el callejón de Niños Hermosos sin lamentar, afortunadamente, víctimas. La casa estaba vacía, aunque el inquilino de otra vivienda ubicada en el mismo edificio pudo retirar ese mismo día algunos enseres acompañado por los bomberos.
Tras el susto toca evaluar los daños. Solo queda en pie la fachada que da al callejón y ahora, con el informe de los bomberos, los técnicos municipales determinarán qué hacer en este solar de escombros. El edificio se encontraba en muy mal estado y apuntalado. El concejal de Urbanismo, Teo García, explicó a La Tribuna que «se ha desplomado sobre sí mismo y no afecta a la vía pública pero sí al patio por donde accede a su vivienda un vecino» que, de momento, ha sido realojado por su entorno más cercano.
La gerencia del Consorcio de la Ciudad de Toledo había contactado sin éxito y en varias ocasiones con el propietario, dueño de otros inmuebles en el casco histórico, para intentar un acuerdo de rehabilitación.
Lo que se celebra en primera instancia «es que no hubiera que lamentar daños personales porque la vivienda derrumbada no estaba habitada», insistió García, que explicó que el Consorcio se ha puesto de nuevo en contacto con la propiedad para ayudar en lo posible ante el elevado valor patrimonial del edificio. «Las estructuras de madera, por ejemplo, hay que intentar restaurarlas, según nos han trasladado desde la gerencia».
En los últimos 15 años la intervención por parte del Consorcio en mas de 2.700 inmuebles ha evitado este tipo de situaciones que, en palabras de García, «eran muy habituales» hace años.
No obstante, recordó que es «el propietario el que tiene la responsabilidad de mantenerlo en las debidas condiciones de seguridad y salubridad, sino el Ayuntamiento puede requerir y multar», detalló el concejal, que incidió en que si los propietarios cumplieran con las órdenes de ejecución y la disciplina urbanística «no se llegaría a esta situación».