TCM 'Desmonta instintos' con Sharon Stone y Michael Douglas

SPC
-

Un reportaje dirigido por Jacinto Carvalho repasa las claves del mítico filme 'Instinto básico' y analiza por qué permanece en la memoria colectiva casi 30 años después de su estreno

La actriz sacó su lado más diabólico y seductor en la película.

En 1991, Sharon Stone era una actriz prácticamente desconocida. Hasta entonces, su papel más importante había sido el de Desafío total, al lado de Arnold Schwarzenegger. Antes había aparecido en títulos de bajo presupuesto como Bendición mortal, dirigida por Wes Craven, o en una nueva versión de Las minas del Rey Salomón. Incluso había rodado en España Sangre y arena, a las órdenes de Javier Elorrieta. Tenía 33 años y pocas expectativas profesionales. Pero su carrera cambió radicalmente cuando Paul Verhoeven la eligió para protagonizar un thriller erótico titulado Instinto Básico. Con el personaje de Catherine Tramell alcanzó el estrellato.

El domingo 20 de diciembre TCM estrena Desmontando instintos, un documental de producción propia, escrito y dirigido por Jacinto Carvalho, que repasa todas las claves de este mítico filme, las razones de su éxito y por qué permanece en la memoria colectiva de los espectadores casi treinta años después de su estreno. Al finalizar la emisión del documental, los espectadores podrán disfrutar nuevamente de Instinto Básico, una cinta que se convirtió en una de las grandes referencias cinematográficas de los años 90.

Desmontando instintos reúne al guionista de la película, Joe Eszterhas, a su director, Paul Verhoeven, y a sus dos principales protagonistas, Michael Douglas y Sharon Stone. El actor explica que la película llegó en un momento en el que el cine se había vuelto muy conservador y que cuando leyó el guion le recordó en algunos aspectos a Atracción fatal, el largometraje que él había interpretado en 1987 junto a Glenn Close y que había sido un gran éxito.

Paul Verhoeven añade que la historia tenía algo de inmoral, era agresiva y sexy. «Todas las cosas que a mí me gustan», sentencia. El guionista, Joe Eszterhas, que es de origen húngaro, mostraba en Instinto básico un atrevimiento y una osadía, sobre todo en las escenas sexuales, que no tenían otros guionistas americanos. Una productora independiente, Carolco Pictures, compró los derechos de autor por cuatro millones de dólares y vendió los de distribución a Columbia. El presupuesto rondó los 50 millones de dólares. Acabó recaudando cerca de 350.

En el documental se narran las desavenencias entre Joe Eszterhas, Paul Verhoeven y Michael Douglas por algunas escenas del filme y también por cómo debía terminar la película. También las reticencias que tuvo el intérprete en aceptar a Sharon Stone como compañera de reparto porque no era lo suficientemente conocida. Stone, por su parte, habla de lo nerviosa que estaba al inicio del rodaje. Tanto, que incluso pensaron en sustituirla. Finalmente, como dice Paul Verhoeven, sacó de dentro su lado «más diabólico y seductor».

Desmontando instintos menciona también los problemas que tuvo el filme cuando se estrenó en Estados Unidos y el intento de boicot que intentaron varias asociaciones LGTB por la imagen negativa que daba de las mujeres bisexuales. Pero tanto Paul Verhoeven como Sharon Stone sostienen que Catherine Tramell es un personaje que se convirtió en un ideal de mujer en la era postfeminista, y que Instinto Básico es una película de mujeres empoderadas. El domingo 20 de diciembre los espectadores de TCM podrán comprobar si todo lo que se dice sobre ella es cierto o no y si, pasados casi 30 años de su estreno, sigue manteniendo toda su fuerza y vigencia.