scorecardresearch

270 empresas han pedido apoyo al servicio de acompañamiento

Leticia G. Colao
-

IPETA ofrece un servicio técnico gratuito que pone a disposición del sector privado para la creación de empresas y con ello, de empleo. El porcentaje de soluciones favorables es del 90%.

270 empresas han pedido apoyo al servicio de acompañamiento - Foto: L.G.C.

Un total de 270 empresas y emprendedores han recurrido en los últimos dos años al servicio de acompañamiento empresarial del Instituto de Promoción Económica de Talavera. Dependiente del Ayuntamiento de Talavera, el organismo autónomo ha añadido la atención especializada y personalizada a empresarios a sus anteriores labores de formación y empleo, intentando solucionar los problemas e inquietudes previos a la creación de un proyecto, y consiguiéndolo en un 90 por ciento.

El servicio de acompañamiento empresarial fue una de las principales iniciativas de la concejala de Promoción Económica Empresarial, también presidenta de IPETA, Paloma Sánchez Garrido, al acceder a la Alcaldía el equipo de Gobierno de García Élez. En este proyecto ha puesto su empeño e implicación personal, al ocuparse personalmente de atender a las empresas que así lo solicitan.

Desde el edificio de Santiago 'El Viejo', Santiaguito, reciben, ayudan y asesoran no solo a los emprendedores o empresarios que necesitan apoyo para iniciarse en su negocio, sino también a aquellos otros que, ya implantados en Talavera, reclaman apoyo para seguir creciendo. A todos, indica la edil, «les hacemos un traje a medida, una atención completamente personalizada».

En el primer caso, con iniciativas que aún son solo ideas, los técnicos del Instituto de Promoción Económica y la misma concejala trabajan de la mano con el interesado y le ayudan agilizando trámites como licencias, fundamental para la creación del negocio, o en la información de subvenciones acordes a su proyecto. En este caso, si las soluciones no fueran competencia municipal, la misma concejala deriva al emprendedor a la Dirección General correspondiente, como ya ha hecho en numerosas ocasiones, sentándoles incluso en la misma mesa. Estos encuentros no solo se han llevado a cabo en las instalaciones de Ipeta, sino que también les ha acompañado hasta Toledo.

Estas reuniones se han llevado a cabo con las direcciones generales de Industria, de Administración Digital o de Formación para el Empleo, entre otras, «ya que si escapa de nuestras competencias, intentamos canalizar desde aquí todas las actuaciones y al final encontramos la solución». En este sentido, asegura que en los ocho años del Gobierno del PP«no se hizo nada de lo que hemos hecho nosotros en dos».

Además de las posibles empresas a captar, desde IPETA tampoco dejan de lado a las ya implantadas que requieran ayuda o asesoramiento. Así, Sánchez Garrido recuerda que en la ciudad hay empresas de primer nivel, que necesitan ampliar instalaciones, nuevas licencias o información sobre exportaciones. Para esto también está el servicio de acompañamiento.

Ladillo. Desde el Instituto de Promoción Empresarial colaboran y tienen relación directa no solo con los organismos regionales, sino también con las federaciones empresariales, la Cámara de Comercio y las oficinas Emplea, de quienes conocen las principales necesidades del sector empresarial. «Si se necesitan unos determinados puestos de trabajo o una determinada formación, intentamos ayudar entre todos y solucionar el problema. De nada sirve quejarte y gritar al desierto». En este momento entran los otros dos puntales de IPETA, formación con los talleres de recualificación profesional Recual, y empleo, con los planes de empleo que también se gestionan desde Santiaguito.

Desde el Ayuntamiento son conscientes del gran problema de la ciudad a la hora de atraer inversión exterior. La falta de grandes cantidades de suelo industrial siguiendo la demanda actual, se intenta paliar con las modificaciones del POM aprobadas en la presente legislatura. La primera, la que permitió la llegada de usos terciarios al polígono industrial de Torrehierro, con posibilidades de apertura de bares, hoteles o call center, entre otros, abriendo así las opciones de negocio. La última, facilita la implantación de actividades en suelo rústico, entre ellos plantas fotovoltaicas o ampliar las extensiones ganaderas. «Para eso están las administraciones, para acompañar, ayudar y sentar las bases para ser más atractivos, y así lo estamos haciendo».

Paloma Sánchez Garrido anima a las empresarios ya consolidados o a los que lo quieren ser, a pedir apoyo y asesoramiento en la creación de su proyecto. «Con la vocación de servicio público» adjunta a este proyecto ofrece «cercanía e implicación» para la solución de problemas y la «agilidad» que requiere el sector empresarial. «Nos centramos en la empresa pero también en los ciudadanos a los que contratan, ellos crean riqueza y esta repercute en la ciudad, por lo que tenemos que ir de la mano».

Con este nuevo apartado de empresas y los resultados obtenidos, buscan «cambiar la percepción» que se tiene de IPETA, relacionando al organismo únicamente con la gestión de los planes de empleo. Ahora se encargan de empleo, formación, «y de la cúspide, que es la empresa» poniendo los organismos y sus servicios a disposición del sector privado.