Caleb Ewan reclama el trono de mejor esprinter

Efe
-
Caleb Ewan reclama el trono de mejor esprinter - Foto: GIRO DE ITALIA

El australiano vence con contundencia en un apretado final en el que Demare y Ackermann se quedan a la puertas del triunfo. Conti sigue al frente de la general con 1,50 minutos de ventaja sobre Roglic

El australiano Caleb Ewan (Lotto Soudal) ha vuelto hoy a reclamar su condición de mejor velocista de la presente edición del Giro de Italia, tras alzarse con su segundo triunfo de etapa, los mismos que acumula el alemán Pascal Ackerman (Bora), que solo pudo ser tercero.
Ewan, que completó los 221 kilómetros del recorrido en un tiempo de 5,17,26 horas, impuso su mayor velocidad terminal en unos metros finales en los que el australiano no dio la menor opción ni al francés Arnaud Demare (Groupama), segundo, ni al alemán Pascal Ackerman, tercero.
Y es que tal y como estaba previsto, dada la orografía absolutamente plana del trazado, la undécima etapa se resolvió con una nueva batalla entre los esprinters.
Un desenlace cantado que no desanimó a los italianos Marco Frapporti (Androni) y Damiano Cima (Nippo-Vini Fantini), que una jornada más protagonizaron la fuga de la jornada
De hecho, apenas había arrancado la prueba cuando Frapporti y Cima, en esta ocasión acompañados de su compatriota Mirco Maestri (Bardiani), ya habían abandonado la disciplina del pelotón para iniciar su aventura en solitario.
Una fuga que concluyó a falta de poco más de 24 kilómetros para la línea de meta, cuando los equipos de los velocistas se hicieron definitivamente con los mandos de la carrera.
En especial, el Groupama, que envalentonado por la demostración de potencia que ofreció un día antes el francés Demare en las calles de Módena, trabajó sin descanso en busca de la segunda victoria consecutiva del esprinter galo.
Un objetivo que pareció empeñado en frustrar el alemán Pascal Ackermann con un fuerte demarraje a falta de 250 metros para la línea de meta, que parecía propulsarle hacia la victoria.
Pero Ackermann, quizás lastrado por la caída que sufrió en la etapa de ayer, poco a poco fue perdiendo velocidad, lo que no desaprovechó el australiano Caleb Ewan para protagonizar el ataque definitivo que le llevó a la victoria.
Tras el australiano cruzó la línea de meta el francés, que no solo acabó superando a Ackermann, sino que también arrebató al alemán la maglia ciclamino -clasificación de la regularidad- por la que ambos pelean.
Por su parte, el italiano Elia Viviani (Deceuninck), que ya acumula tres segundos puestos, volvió a quedarse a las puertas del triunfo, tras concluir en cuarta posición.
Resultados que no variaron las primeras posiciones de la clasificación general, que seguirá liderada, una jornada más, por el italiano Valerio Conti (UAE Team Emirates) con una ventaja de 1,50 minutos sobre el esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma), el máximo favorito al triunfo final.
Una general que podría variar mañana con la disputa de la duodécima etapa, un trazado de 158 kilómetros entre Cuneo y Pinerolo, en el que el pelotón se enfrentará al primer alto de Primera Categoría de este Giro, el Montoso, situado a 33 kilómetros de la línea de meta.