Retiran por seguridad dos de los apóstoles del Tránsito

J. Monroy
-
Retiran por seguridad dos de los apóstoles del Tránsito - Foto: David Pérez

Las esculturas estaban mal atornilladas al suelo y se movían, por lo que constituían un peligro para los niños que se suben a las mismas. El Consistorio las situará de nuevo mejor sujetas

Durante los últimos días, una inquietud está recorriendo las redes sociales de la ciudad, a partir de una fotografía publicada por el portavoz de Iniciativa Ciudadana, Hilario Alarcón: de los doce apóstoles de bronce que en 2013 situó el artista toledano Paco Rojas en el paseo del Tránsito, solo quedan diez. Habían desaparecido dos, sin que nadie supiera la razón, y eso dio pábulo para muchas especulaciones. Hubo incluso quien se planteó la posibilidad del robo, aunque muy difícil por el peso de las esculturas de bronce.
El propio autor del Apostolado, Paco Rojas, ha aclarado, no obstante, que esta desaparición de dos obras estaba motivada y programada, no hay misterio. Ha sido el propio Ayuntamiento quien las ha retirado temporalmente por motivos de seguridad.
Según explicó Rojas, las dos obras no estaban suficientemente sujetas al suelo y se movían, por lo que constituían un peligro. Porque, al parecer, le ha comunicado el Ayuntamiento, ya ha ocurrido en varias ocasiones que se han subido a las obras algunos niños. En consecuencia, «para que no hubiese ningún problema, decidió el Ayuntamiento soltarlos, para llevárselos y volverlos a colocar». De aquello ha pasado ya un mes, y el Consistorio todavía no los ha repuesto, correctamente atornillados. Su compromiso era volver a situarlos bien sujetos.
Regalo de Rojas. El Apostolado, fabricado en bronce, es una obra del artista Paco Rojas, que ha regalado su trabajo a la ciudad, dado que el Ayuntamiento solo ha tenido que pagarle los costes.
Las doce obras, inspiradas en el Apostolado del Greco, se situaron en paseo del Tránsito, situación de la actual Casa Museo del artista de Creta, en el centenario de su muerte, en 2014. Rojas partió de la idea para hacer el conjunto de que El Greco desarrolló el suyo basándose en el modelo de la última cena. De ahí la inclinación de seis apóstoles a un lado, y otros seis al otro. El resultado fue estas doce esculturas, de 2,7 metros y fabricadas en acero contén, situadas a la puerta de la Casa Museo del Greco.
Sin embargo, las obras se expusieron en las Cuevas de Hércules y el exterior del Alcázar, durante la celebración de Farcama, antes de inaugurar el espacio de exposiciones temporales del Tolmo Museum en San Felipe Neri. Hasta que, por fin, pudieron llegar a su actual ubicación en el Tránsito en primavera de 2014.