"Si no se duda de la OTAN desaparecerá el vértigo"

M.G
-

El director del CNI, Félix Sanz Roldán, asegura que a este organismo siempre le persigue la amenaza de la desaparición a pesar de que «tiene mucha vida por delante». Admite que su tamaño añade dificultades

"Si no se duda de la OTAN desaparecerá el vértigo" - Foto: David Pérez

La OTAN da mucho de sí, tanto como organismo como por sus 70 años de historia. Todo esto, sumado a su futuro, sus fortalezas, debilidades, amenazas y estrategias ha centrado la primera jornada del XXXI Seminario Internacional de Seguridad y Defensa, organizado por la Asociación de Periodistas Europeos, que esta vez ha colocado el foco en la tensión creciente con Estados Unidos a cuenta del gasto en defensa, los rumores de una posible salida de los americanos y otras cuestiones relativas a la organización.
El Parador acoge estos días a 150 expertos en seguridad y defensa  de quince nacionalidades distintas que analizarán a fondo el presente de la OTAN, la situación en la que se encuentra el tratado que dio origen a esta potente alianza, el avance de la Unión Europea en su política de defensa, sus relaciones con Rusia, el papel de España y la utilidad de la organización tras 70 años de existencia.
La presentación del seminario, conducida por el periodista Miguel Ángel Aguilar, ha aportado algunas reflexiones interesantes que ponen de manifiesto la necesidad de ir abordando las dificultades con las que se pueda topar la organización tanto por su estructura y tamaño como por sus objetivos  y la velocidad de los cambios que se van produciendo en el mundo. En este caso, el general Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), lanzó una frase que resume con acierto esa inestabilidad a la que se enfrenta la OTAN en estos momentos. «Si no se duda de su utilidad desaparecerá el vértigo a uno y otro lado del Atlántico».
Por tanto, el general ha insistido en que los miembros de este organismo internacional deben hacer «que la OTAN sea útil» y alejar «las sombras» que ha sufrido durante muchos años «porque se creía que terminaría porque no era capaz de decidir qué iba a hacer».
Desde que cuajó la alianza, según dio a entender ayer el director de la CNI, siempre se ha hablado de la posibilidad de que la OTAN desapareciese. En este caso, ha recordado una noticia del Washington Post del año 1959, titulada ‘La OTAN ha muerto’. Sin embargo, las predicciones no se cumplieron a pesar de que a lo largo de estos 70 años de andadura ha habido numerosas ocasiones en las que se ha hablado del delicado estado del organismo. Si bien, Sanz Roldán tiene claro que a la OTAN «le queda mucha vida por delante» a pesar de titulares, de la postura de Donald Trump y de «los vértigos» que la azotan desde hace tiempo.
Si bien, el director del CNI ha deslizado la necesidad de retocar su estructura, ya que «el tamaño» en sí de la OTAN «trae incertidumbres y problemas de manejo».
El seminario ha arrancado con una larga presentación que ha terminado siendo una ponencia más. Poco antes de la intervención del director del CNI, ha tomado la palabra el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, que ‘se metió en harina’ y ofreció varias reflexiones que encajan a la perfección con las conclusiones del seminario.
«La OTAN está estrechamente ligada a la Unión Europea, ha sido la mejor organización para garantizar la defensa europea y ha supuesto una modernización de los espacios de los países miembro».
Ruiz Molina se ha referido también «a las amenazas» del presidente de Estados Unidos de abandonar la organización si no se aumenta su presupuesto en defensa. En este caso, considera necesario «el diálogo» con Estados Unidos, el avance de la Unión Europea para fortalecer la política de defensa «y sacarle el máximo partido posible».
En su opinión, «la Unión Europea ha demostrado que cuando tiene interés puede hacer las cosas bien». Aun así, la OTAN sigue exigiendo acuerdos, diálogo como base para adaptarse a los nuevos escenarios.