Núñez: «Nos convertiremos en la llave de Toledo»

Álvaro de la Paz
-

Luis Miguel Núñez tiene 46 años y nació en la localidad abulense de Candeleda, aunque ha vivido muchos años en Talavera. Ahora concurre como número 2 de Vox a la Alcaldía de Toledo y tiene muy claro su papel en estas elecciones

Núñez en una foto de archivo. - Foto: Yolanda Redondo

Vox se presenta a las municipales de Toledo por segunda vez, ahora con el respaldo de los miles de votos obtenidos en las generales. ¿Cuál es su objetivo el 26-M?
Queremos, como mínimo, replicar los resultados obtenidos en las generales. En Toledo fuimos la tercera provincia de España con mayor porcentaje de apoyo a nuestras candidaturas. El objetivo sería repetir ese resultado. Todo lo que venga por añadidura será bienvenido.

Fue anunciado como número uno al Ayuntamiento, pero finalmente ocupa el dos. ¿Se siente agraviado?
Para nada. Hay una cosa que tenemos que tener muy en cuenta, al menos en nuestra formación. Presumimos que aquí lo importante es el proyecto, no tanto las personas. Incluso nuestro propio presidente [Santiago Abascal] ha dicho en alguna ocasión que sobran incluso las siglas. El hecho de que yo sea el número uno o el dos no es relevante. Todo lo contrario: para mí sigue siendo un extraordinario orgullo trabajar y aportar mi modesto trabajo y granito de arena a una ciudad como Toledo.

¿Cree que será elegido concejal?
Esperamos salir unos cuantos. Hay que tener en cuenta el factor de que la izquierda que está a la izquierda del PSOE está fraccionada, cosa que en las generales no ocurría, era una única formación Si repitiéramos los resultados que tuvimos en Toledo capital en las generales, podemos proyectarnos entre cuatro y seis concejales y convertirnos en llave de Gobierno.

Si terminan resultando decisivos para formar Gobierno, ¿qué posición tomarán respecto a los pactos postelectorales?
Cuando hablamos de elecciones municipales nosotros aplicamos tres premisas fundamentales: la primera es Toledo, la segunda es Toledo y la tercera es que en caso de duda aplicamos las dos primeras. No hay otra posibilidad. ¿Que para qué? ¿Con quién sí y con quién no? A lo mejor hay que preguntar al resto con quién sí y con quién no.
¿Serán tercera, cuarta o quinta fuerza política en el Consistorio?
Hay que tener en cuenta que hay muchos factores que no se daban en las elecciones generales: la fracción de la izquierda radical, el número de indecisos o cómo funcionará la participación. Hay una serie factores que ya veremos de qué manera benefician o perjudican a una u otra formación.

¿Puede sentirse el toledano identificado con la lista de Vox?
Lo primero es que tiene que ser una candidatura competitiva y competente para trabajar por Toledo y los toledanos. A partir de ahí, el hecho de que algunos no residamos temporalmente en Toledo es una mera anécdota.

Ha dimitido recientemente como presidente provincial del partido. ¿Por qué?
Sencillísimo. Como decía mi abuela, «no se puede estar en misa y repicando». O estamos organizando políticamente la provincia o estamos trabajando por Toledo. Y ahora mismo, el objetivo es trabajar por Toledo. Organizar la provincia a nivel político requiere mucho tiempo, mucho esfuerzo y requiere no centrarse en las cuestión que ahora mismo nos ocupa, como es Toledo capital.

El resultado del 28-A fue excelente en la provincia, aunque Vox terminó con 24 escaños. ¿Hay sensación de oportunidad perdida?
Yo nunca lo he considerado así. Sí que es cierto que hay gente que empezó a hacer castillos en el aire. Lo dije la noche electoral en declaraciones a los medios: hemos pasado de 47.000 votos a casi 2,7 millones. Quien cuestione que eso es un éxito no sabe de lo que está hablando. El éxito es abrumador. Sí es verdad que tenemos una ley electoral injusta que perjudica a los partidos que se presentan a nivel nacional y hasta el momento no habían obtenido representación y favorece a todos los partidos nacionalistas.

¿Cuál es la posición de su candidatura respecto al trasvase?
Nuestro mensaje en Toledo es exactamente el mismo que en Murcia. Esto no es una cuestión de trasvase sí o trasvase no. Hay que llevar a cabo un Plan Hidrológico Nacional porque el agua no es un bien exclusivo de una determinada localidad o una determinada zona. El agua genera vida, genera riqueza. Y a partir de ahí habrá que compensar de la manera que sea necesaria porque llegará un día en que nosotros también necesitemos agua y tendremos que pedirla a alguien. No es tanto una cuestión de cantidad, sino de calidad. Y todos sabemos cómo viene el Tajo.