«Voy a estar hasta el final para sumar»

J. M. Loeches
-
«Voy a estar hasta el final para sumar» - Foto: Yolanda Redondo

El extremo del CD Toledo Mario Serrano reconoce que sus compañeros le ayudaron para no ponerse nervioso y dice que es un orgullo que se le compare con Iván Bueno

A la victoria ante el Villarrubia y el acercamiento a los ‘play off’ de ascenso hay que sumar para el CD Toledo el debut como titular del jugador del filial Mario Serrano. Como era de esperar, el extremo está «contentísimo» por salir desde el inicio «en un partido tan importante» y confiesa que no se lo esperaba, pues según cuenta, «el míster me lo dijo en la previa, aunque ya había entrenado bastante bien durante la semana».
El futbolista de Úbeda (Jaén) disputó, a los 21 años, su primer encuentro en Tercera División. Y es que, las tres últimas temporadas se encontraba jugando con el equipo de su localidad, donde consiguió el ascenso en el curso 2017/18 a la Preferente andaluza. Es curioso que Mario no militó nunca en categoría juvenil porque pasó directamente al primer equipo. Ya en Toledo, se incorporó al primer equipo antes del parón de Semana Santa y, como le ha comentado Manu Calleja, va a continuar hasta el final de la temporada «para sumar».
En cuanto a su actuación el pasado domingo en el Salto del Caballo, reconoce que «las sensaciones fueron muy buenas porque parecía que hubiese estado jugando de mucho antes con los demás». Unos compañeros que, como explica, le dijeron que «no estuviera nervioso y me mostrase con personalidad». Desde su punto de vista, el triunfo ante el Villarrubia fue un gran ejemplo de que el Toledo está preparado para competir en los ‘play off’ si es que consigue clasificarse, algo de lo que el andaluz está completamente convencido: «Después de la derrota en Madridejos dijimos que teníamos que apretar, y lo hemos hecho».
Por lo demás, recuerda las dos ocasiones claras que tuvo para poder marcar, algo que no le obsesiona porque piensa que si sigue teniendo opciones, «acabará llegando». A los treinta segundos, «hice un control orientado y quise centrarla, pero la pegué y está claro que tomé una mala decisión», reconoce. En la otra oportunidad, «Pepe me puso el balón después de una jugada de Iván, pero el tiro salió desviado».
Y en cuanto a la comparación que hizo su entrenador con Iván Bueno, para el jienense es «un orgullo» porque «es buenísimo y tiene una competitividad muy grande», concluye.