Musulmanes toledanos llaman a «compartir la solidaridad»

ADM / TOLEDO
-

Según Mohamed Bouzarad, secretario del Centro Islámico La Paz, ha habido seis casos de infectados por el coronavirus, pero «están bien y ya se han mejorado»

Musulmanes toledanos llaman a «compartir la solidaridad» - Foto: Victor Ballesteros

«El Ramadán, aparte del ayuno y el rezo, es para los musulmanes un tiempo de solidaridad». Mohamed Bouzarad es el secretario del Centro Islámico La Paz de Toledo, una institución que esta semana ha sido noticia por su donación de 1.650 euros a la Mesa de Salud del Proceso Comunitario del barrio del Polígono. Gracias a esta aportación, recaudada entre sus miembros, será posible comprar medicinas para personas sin recursos durante la crisis sanitaria. 
Insiste en la idea de que el encuentro, la solidaridad entre personas, aunque sea por los escasos medios que permite el confinamiento -el contacto a través de las redes sociales o los grupos de Whatsapp- es fundamental en estas fechas. «Sobre todo porque hay muchas personas sin recursos o que son muy mayores para poder pasar estos días solos». Prueba de ello -y no solo en Ramadán- es la ayuda que invita a prestar entre vecinos recurriendo a algo mucho más antiguo que la informática: el espíritu de comunidad entre vecinos, sean musulmanes o no. «Todos necesitamos que nos echen una mano. La vecina de abajo está bien atendida por sus hijos, que todos los días le llevan la comida. Pero, como no pueden quedarse a tirarle la basura, de eso me estoy encargando yo». Tal y como insistían hace un par de días desde la cristiana Cáritas, el problema no es únicamente el abastecimiento de alimentos, sino también la sensación de soledad que empieza a minar emocionalmente a las personas más vulnerables.
Hace dos semanas, los musulmanes toledanos eran testigos de la suspensión de las procesiones de la Semana Santa cristiana. Ahora, el coronavirus impide que ellos puedan celebrar el Ramadán, «una situación que, para nosotros, es totalmente nueva». Y al igual que el arzobispo de Toledo retransmitía las misas a través de la radio y la televisión diocesanas -aunque en el mundo musulmán no existe esta jerarquía-, ahora ellos rezan y comparten lecturas del Corán a través de Internet y sus recursos. El libro sagrado para los musulmanes está especialmente presente en estas fechas, ya que el Ramadán conmemora su revelación sagrada al profeta Mahoma.
Quienes tienen la suerte de pasarlo en familia, al menos, tienen el consuelo de poder reunirse a cenar tras el ayuno iniciado a primera hora de la mañana. Este momento del día, celebrado cuando el sol se pone, se denomina iftar y no solo permite saborear platos tradicionales -comenzando por los dátiles, de especial simbolismo para los musulmanes-, sino insistir en la idea de solidaridad invitando a compartir esos momentos con quienes menos recursos tienen.
Mohamed Bouzarad afirma que la comunidad de musulmanes de Toledo «está bien» y que pasará estos días de la mejor manera posible. Afortunadamente, no son muchos quienes han tenido que padecer el contagio: «Que yo sepa, solo seis personas. Pero han estado acompañadas en todo momento, manteniendo las medidas de seguridad que nos han recomendado a todos, y ya se han mejorado».