Cancelada la fiesta de Pecados y Danzantes de Camuñas

J.M.
-

La Hermandad, la parroquia y el Ayuntamiento anulan una de las cuatro fiestas de Interés Turístico Nacional de la provincia. Supone «un mazazo» para el pueblo

Cancelada la fiesta de Pecados y Danzantes de Camuñas - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La Hermandad de Pecados y Danzantes, el Ayuntamiento y la parroquia han decidido finalmente la anulación de esta fiesta de Interés Turístico Nacional y Bien de Interés Cultural Inmaterial prevista para el próximo 12 de junio ante las medidas impuestas por el Estado de Alarma. «Es un mazazo tremendo», reconocía la alcaldesa, Carmen Cano. Los efectos del coronavirus han vapuleado los preparativos de una tradición secular que afecta emocional, turística y económicamente a este pueblo manchego de 1.700 empadronados.
«Es una tragedia. Pero la celebración del año que viene será con más ganas», señaló el presidente de la Hermandad de Pecados y Danzantes, Gabriel Romero, por la fiesta del Corpus Christi. La junta directivo rechazó cualquier opción de celebración de la fiesta en otros meses y fuera por tanto de la fecha prevista. De esta manera, se trata de la primera suspensión en seis décadas.
Al respecto, Romero mencionaba que el Arzobispado de Toledo ordenó entre los años 1947 y 1961 la suspensión de la fiesta de los Pecados y Danzantes por desavenencias. Además, la Guerra Civil obligó también en 1937 y 1938 a la anulación de una tradición que se remonta al menos al siglo XVII.
La Hermandad de Pecados y Danzantes comunicará mañana oficialmente a los 120 integrantes la decisión que se une a la cascada de suspensiones de fiestas en la provincia y en todo el país. El Ayuntamiento informó ayer por parte de la cancelación de las propuestas culturales que giran en torno a la fiesta, como conferencias, exposiciones o conciertos. «Es una decisión difícil, y por eso hemos esperado un tiempo para anunciarlo, tal vez con la esperanza de no tener que hacerlo, aun sabiendo que era prácticamente imposible que pudieran celebrarse», concretaba con tristeza el Consistorio.
«Hoy en día viene a ser un auto sacramental mímico, en el que se representa la confrontación entre el bien y el mal», destaca la Diputación sobre esta fiesta de Interés Turístico Nacional y Bien de Interés Cultural Inmaterial, Y detalla:  «Los pecados, con maléfica careta, ricos atuendos y larga vara, argumentan su maléfica misión, representando todo lo mundano y maligno, los pecados y todos los defectos del hombre. Utilizan los gritos, alaridos, el fuego de la pólvora y el arrastrar de sus varas en sus representaciones. Por su parte, los danzantes, de careta muy nariguda, representan las virtudes y el bien de los hombres: son muy alegres y su misión es la encarnación de las almas benéficas».
La fiesta de los Pecados y Danzantes de Camuñas es una de las cuatro declaradas de Interés Turístico Nacional, junto con la Fiesta del Olivo de Mora, las Mondas e Talavera y la Semana Santa de Ocaña.