La Policía investiga la escalada de varios jóvenes al puente atirantado

J. L. M. / Talavera
-

Los participantes en esta particular ascensión han difundido en las redes sociales su peripecia con fotos y un vídeo

Uno de los participantes en la escalada a cara descubierta. - Foto: Instagram



Primero fueron unas cuantas fotografías y ayer fue la publicación de un vídeo de poco más de dos minutos de duración. De esta manera han dado a conocer a todo el mundo un grupo de jóvenes su escalada hasta lo más alto del puente atirantado Castilla-La Mancha, el más alto de España. En concreto, y según se puede ver en el montaje videográfico colgado ayer en Youtube, y que a última hora de la noche acumulaba más de 10.200 reproducciones, los protagonistas de esta peripecia aprovecharon la estructura del ascensor que está adosado al pilar del pontón para subir hasta el mirador panorámico que hay en lo más alto, y que está situado a más de 180 metros de altura.   
Dos de los escaladores ataviados con máscaras. Dos de los escaladores ataviados con máscaras. - Foto: Instagram Así, el vídeo, rodado sin sonido y con música de fondo, muestra a varios jóvenes que saltan sin ningún problema ni impedimento el vallado que rodea el entramado del elevador, para iniciar de esta forma su ascensión, rodada en su mayoría con planos subjetivos captados por cámaras que llevaban adosadas a la cabeza los participantes de la subida.
En un primer momento todos los que aparecen en las imágenes ocultan su rostro, aunque a medida que el montaje va avanzando se pueden ver con claridad los rostros de algunos de los protagonistas. En el vídeo se pueden apreciar además a al menos tres personas, dos de las cuales se han identificado como Impala y Alprex, apodos utilizados en la red Instragram.
El alcalde de Talavera, Jaime Ramos, valoró ayer este hecho, señalando que ya han puesto en conocimiento de la Policía Nacional la existencia del vídeo «para ver si se puede emprender algún tipo de acción», aspecto que el primer edil ve «complicado» porque, aunque «se invade una propiedad pública, quienes se juegan la vida son ellos». De hecho, tachó lo acontecido de «soberana estupidez».