Dos horas y un minuto

Susana Jiménez
-

Medio centenar de personas, alumnos del C.P. Fábrica de Armas y de Down Toledo, participaron en la marcha solidaria que ayer recorrió las calles de la ciudad

Dos horas y un minuto - Foto: YOLANDA REDONDO

Pequeños y solidarios con las personas con discapacidad, la mejor forma de contar en un futuro con jóvenes y adultos solidarios. Un objetivo que se han propuesto llevar a los colegios e institutos de la ciudad desde Down Toledo, y que ayer veía sus primeros frutos con la primera marcha solidaria ‘Dos horas y un minuto’, en la que participaron chicos y chicas del C.P. Fábrica de Armas y de la propia Asociación.
Una iniciativa «hermana» de la puesta en marcha hace un año, los 21 kilómetros solidarios, que se ha querido adaptar para que los alumnos de Primaria de los distintos colegios puedan participar, convirtiendo los kilómetros en tiempo. De ahí el nombre la carrera, ‘Dos horas y un minuto’, con el que se mantiene ese guiño a la trisomía del gen 21 causante del Síndrome de Down.
Medio centenar de personas participaban así en esta primera marcha solidaria, que siguiendo casi en su totalidad el recorrido de la tradicional San Silvestre toledana, llevó a niños y mayores a recorrer durante dos horas y un minuto las calles de la ciudad. Y aunque en el tramo final, y debido al calor, la subida al Casco se hizo por el remonte mecánico en lugar de hacerlo por la Puerta del Cambrón, consiguieron cumplir con el objetivo y regresar al punto de partida, la plaza del Ayuntamiento, en el tiempo previsto.
A su llegada, aplausos por parte de los participantes y también de los familiares que les esperaban, por haber logrado completar este reto solidario. Un objetivo con el que no pudieron ni el intenso calor que hacía ayer en Toledo ni las empinadas calles del Casco Histórico, por las que estos jóvenes demostraron que la solidaridad no tiene edad.
Y es que con esta iniciativa lo que se pretende desde la Asociación Síndrome de Down Toledo es «ser visibles», que «los niños desde pequeños empiecen a ser solidarios con las personas con discapacidad, para después tener jóvenes y adultos solidarios», explica el coordinador de Ocio y Deporte de Down Toledo, Mario Ruiz.
Para ello, antes de esta marcha solidaria, se realizan en los colegios unas charlas de sensibilización, en las que se explica a los alumnos de 3º a 6º de Primaria cuestiones como qué es la solidaridad, en qué consiste la discapacidad, y se les hace ver todo lo que puede hacer una persona con Síndrome de Down.
Después de estas charlas se celebra la marcha solidaria ‘Dos horas y un minuto’, a las que se invita a participar a los alumnos de los centros que se han sumado a la actividad.

Una al mes. El Colegio Fábrica de Armas de Toledo ha sido el pionero en colaborar con Down Toledo en esta nueva iniciativa solidaria. Con ellos, explicaba Ruiz, se ha visto cómo podía funcionar la actividad así como algunas cuestiones que se pueden mejorar.
Sin embargo el objetivo que se ha propuesto la Asociación Síndrome de Down Toledo ha sido llegar a todos los colegios e institutos de la ciudad, y por ello a partir del mes de octubre se presentará en todos los centros la iniciativa.
De esta forma, apuntaba Ruiz, «veremos si se puede hacer todos los meses una marcha solidaria», puesto que ese es el objetivo.
Esta iniciativa nace así con la firme certeza de que la solidaridad es una semilla que debe sembrarse desde la edad escolar, para conseguir en el futuro la normalización e inclusión total de las personas con discapacidad.
Desde Down Toledo no pretender reunir a centenares de personas, sino que buscan «pequeñas marchas» que permitan controlar bien la actividad y al mismo tiempo no interrumpir demasiado a quienes se crucen con ellos por el camino, señala el coordinador de Ocio y Deporte de la Asociación.
Así, los organizadores de esta primera marcha solidaria ‘Dos horas y un minuto’, confían en que el proyecto tenga continuidad en el tiempo, al igual que ha ocurrido con su iniciativa hermana, los 21 kilómetros solidarios, carrera ya ha celebrado cinco ediciones, para cada una de las cuales se ha contado con la colaboración de diversas empresas que las han financiado.
Down Toledo es una asociación sin ánimo de lucro que desde hace más de 20 años ofrece atención a las personas con Síndrome de Down a sus familias.  Un colectivo que nacía, a iniciativa de un grupo de padres con hijos con esta discapacidad, que se propusieron mejorar su calidad de vida y promocionar su autonomía personal.
Para lograr este objetivo desarrollan todo tipo de actividades, no sólo con las personas que tienen esta discapacidad, sino también con sus familias.
Un trabajo que se hace extensivo ahora al resto de la sociedad, con acciones de sensibilización como esta marcha solidaria, con las que dar visibilidad a estas personas y todas las capacidades que tienen.