El comercio textil encara la reapertura con poca información

C.M
-

Ascensión Gómez Navamuel, responsable del colectivo en Toledo, evidencia que medidas como «la distancia física con el cliente, si hay confección, y la cita previa» no son posibles en estos locales

Incertidumbre. Esa es la sensación apreciada por los propietarios del sector textil que, en líneas generales, no se han visto en condiciones de poder abrir con tan poco plazo de tiempo para adaptar tanto sus establecimientos como sus protocolos de actuación. En esta tesitura se encuentra Ascensión Gómez Navamuel, responsable de Almacenes León, que ante la premura de la decisión ha decidido abrir su tienda el lunes, fecha en la que espera contar con mayor información y, sobre todo, con los materiales necesarios para garantizar «la máxima seguridad a quienes entran en mi casa».
En la misma situación que ella se encuentran otros propietarios que también están a la espera de recibir los productos y sistemas de desinfección y limpieza requeridos para esta apertura. No en vano, si la prioridad es evitar la propagación del virus protegiendo tanto a los empleados como a los clientes, Gómez aprecia la conveniencia de instar a quienes visiten la tienda a utilizar guantes, mascarillas y gel hidroalcohólico. Además, señala que se está planteando «tomar la temperatura» para ofrecer «todas las seguridades» a su alcance.
Por ello, y evidenciando que en su sector es muy complicado funcionar con citas previas y con limitaciones de cliente por empleado -en ocasiones «vienen varias personas a una sola operación»-, apuesta por instalar equipos de ozono y por reservar una habitación para desinfectar las prendas que se hayan probado sus clientes».
Sobre el mantenimiento de la distancia física, no siempre va a ser posible porque, explica, en el ámbito de la confección «tenemos que coger bajos o adaptar vestidos», lo que alude a una cercanía imprescindible que, sin embargo, será compensada con «el máximo rigor a la hora de cumplir con las normas de seguridad».
Todo sabiendo, Ascensión Gómez Navamuel, que «al principio la gente será algo reticente a comprar» y que, en su caso, lo harán centrándose más, por ejemplo, en ropa de hogar porque no cree que se interesen en ropa de eventos al estar «todo paralizado por el momento».
Por su parte, la patronal de comercio textil apuntó hace unos días que ya que no han recibido ningún protocolo de actuación para la apertura por parte de las administraciones competentes en materia de comercio, se recomienda extremar los procesos de limpieza y desinfección de los establecimientos a diario, controlar el aforo en las tiendas y mantener la distancia de un metro y medio entre las personas. A ello se suma que el personal de tienda tome las medidas necesarias como protección facial y el uso de guantes y poner a disposición de los clientes gel desinfectante y guantes.