scorecardresearch

Granell critica «la insensibilidad» del PSOE con las tasas

M.G
-

Asegura que las arcas municipales perderán 10.000 euros sobre un presupuesto de 100 millones, con lo que considera ilógico que el equipo de Gobierno municipal únicamente rebaje once céntimos la presión fiscal a cada uno de los toledanos

Granell critica «la insensibilidad» del PSOE con las tasas

Los céntimos valen mucho para el Grupo Municipal Popular. Sobre todo, para lanzar críticas al equipo de Gobierno en relación al proyecto de ordenanzas fiscales que previsiblemente se aprobará la próxima semana. Las cuentas siguen sin salir redondas en la oposición y no  se entiende que el PSOE únicamente «rebaje once céntimos»a cada toledano en sus recibos el próximo año con la situación económica que se está atravesando, en buena parte por la pandemia, y las necesidades de los ciudadanos. En este sentido, la concejala Amparo Granell tacha al equipo municipal «de insensible» y considera que tiene margen para rebajar la carga impositiva de cara a 2022.

Granell insiste en lo injusto e «insignificante» que resulta que el Ayuntamiento aplique una reducción en los recibos de once céntimos por habitante, que supone que las arcas municipales perderán 10.000 euros, una cantidad simbólica si se tiene en cuenta un presupuesto de unos 100 millones de euros y «unos ahorros de 30 millones de euros».

En el Grupo Municipal Popular recibieron con alegría hace poco más de un mes la posibilidad de realizar propuestas al proyecto de ordenanzas fiscales en vez de ceñirse exclusivamente a las que se modificarán, pero la buena sensación ha durado poco tiempo porque Granell tiene claro que el PSOE«no quiere tocar la fiscalidad» y se traduce «en no ayudar a las familias toledanas que peor lo están pasando», sobre todo, por la destrucción de empleo y «la subida del coste de la vida».

Por este motivo, la concejala recuerda que su grupo sigue empeñado en cambiar el rumbo de las ordenanzas fiscales del próximo año y ha presentado una enmienda a la totalidad, en la que se urge a reducir los impuestos en un 3,3%, en el mismo porcentaje de la subida del IPC, en y otras seis alegaciones parciales para retocar el proyecto y acomodarlo a las necesidades de los toledanos.

Por tanto, Granell considera imprescindible una reducción en el recibo del IBI «al mínimo legal», ya que Toledo «es de las 52 capitales de provincia más caras», que incluya también una bonificación a familias numerosas del 50%. En la plusvalía se solicita que se rebaje a tipos mínimos y en todos ellos, y en el Impuesto de Construcciones   se apuesta por una reducción del 3,33%.

Además, este grupo propone bajar la tasa de alcantarillado al mínimo, un gravamen que no termina de convencer al PP, y aplicar  también al mínimo el Impuesto de Actividades Económicas. En el caso de que la actividad sea de especial interés, utilidad municipal o fomento del empleo, se plantea que la bonificación sea al 90% y se aplique una exención de pago a las terrazas de establecimientos hosteleros y a la apertura de negocios.

Por otra parte Granell detalla la necesidad de aplicar un descuento en la ORA. Con todo ello, «las familias tendrían más dinero en sus bolsillos» y el Ayuntamiento demostraría su solidaridad con los toledanos en estos momentos tan difíciles.

En el Grupo Municipal Popular las cuenta únicamente tienen un camino, una bajada de impuestos y tasas que ayudaría a los toledanos y atraer inversión y empresas a la ciudad. Granell sabe que lo contrario supone mantener a Toledo como la tercera ciudad «con más impuestos» del país. En principio, l en la oposición hay poca esperanza de que el PSOE «escuche» sus planteamientos, pero se seguirá luchando por unas ordenanzas fiscales más adecuadas a la realidad de una ciudad muy castigada por la paralización económica ligada a la pandemia de covid.