Montes de Toledo: Embajada de Kazajstán

J.M.
-
Montes de Toledo: Embajada de Kazajstán - Foto: Yolanda Redondo

El Etnomuseo privado de Siberia y Asia Central, ubicado en Las Ventas con Peña Aguilera, albergó ayer un encuentro cultural con artistas de Kazajstán. La Embajada ha colaborado con Carmen Arnau en la programación

Carmen se guarecía ayer del sol bajo una pamela y actuaba como una más en medio de un paraje de extraordinaria belleza en Las Ventas con Peña Aguilera, a apenas un kilómetro del núcleo urbano. Costaba distinguirla en medio de una multitud inesperada por la combinación de gente de rasgos y vestimenta occidental con otros con físico y trajes exóticos. No obstante, se notaba enseguida que dirigía el cotarro en el ‘Etnomuseo privado de los pueblos siberianos y de Asia Central’, una rara avis al aire libre que albergó un encuentro de homenaje a Kazajstán. Una cita insólita en medio de los Montes de Toledo a la que insufló mayor solemnidad la colaboración de la embajada del país asiático. «Tiene un fin didáctico para ver las viviendas, el folclore y la comida», apunta esta antropóloga que ha viajado ya cinco veces a Kazajstán y prepara un sexto para este próximo verano.
Carmen Arnau vigilaba que quedaran cerradas las reconstrucciones de casas típicas que mantiene desde hace años alineadas en medio del campo, entre ellas las que representan a las yurtas, casas utilizadas por los nómadas en países como Kazajstán. Los visitantes echaban una última mirada al interior de estas bellas construcciones antes de sentarse frente al escenario para ver el recital de bailes y música relacionados con este país de Asia Central. La vestimenta de los artistas evidenciaba lo exótico de la propuesta, en la que estaba presente el ministro consejero de la Embajada de Kazajstán en España, Olzhas Suleimenov.
Una asociación de kazajos residentes en España preparó una serie de actuaciones, a iniciativa de la Embajada, que antecedieron a la programación contratada por Carmen Arnau, quien obsequió a los espectadores, que entraron gratuitamente, con las actuaciones de Bayarma, Zholaushy Turdugulov, el toledano Carlos Ramírez y la Banda de Música de Las Ventas con Peña Aguilera.
«Siento un compromiso muy grande con la cultura y con este pueblo. Quiero que se animen a conocer este país encantador para dar a conocer sobre todo a los artistas», afirmaba Carmen frente al micrófono en el inicio de las actuaciones facilitadas por la Embajada de Kazajstán en España y por ella misma, con dinero propio. «Viene gente de toda España que se ha quedado en alojamientos de por aquí», comentaba a este diario sobre el público antes de presumir de que se trata del único museo especializado en Siberia y Asia Central de toda Europa.
Carmen ha organizado trece encuentros de este tipo con países de esa zona del mundo como protagonistas, coincidiendo con la primavera. Precisamente, las tradiciones de Kazajstán mantienen una celebración de la llegada de esta estación, cuyo cumplimiento será compensado con suerte para todo el año. «Es un país muy extenso (multiplica por cinco la superficie de España, pero sólo tiene 17 millones de habitantes) que, por un lado, es moderno y, por otro, tradicional», indicaba sobre esta nación que llamó recientemente la atención de los medios por la sustitución del nombre de la capital (Astaná) por el de Nursultán, en honor del expresidente del Gobierno de las tres últimas décadas.
La víspera de este encuentro, el viernes, sirvió también para ahondar en el conocimiento de Kazajstán con la presencia de cuatro especialistas de la universidad de aquel país en la sede de la Fundación Carmen Arnau Muro, en Polán, quienes disertaron sobre las peculiaridades antropológicas de este territorio, así como las costumbres, el arte y la música.
De esta manera, Carmen Arnau contribuía una vez más a la máxima de la fundación: «Dar a conocer el abundante patrimonio cultural de la humanidad y promover la interculturalidad a través del conocimiento de estos pueblos, contrarrestando los aspectos uniformadores de la globalización».