Una Guía higiénico sanitaria que garantice confianza

C.M
-

La Federación Nacional de Peluquería y la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética han elaborado una Guía de recomendaciones de referencia básica de cara a la recuperación de la actividad de los salones de peluquerías.

Una Guía higiénico sanitaria que garantice confianza - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Contentos por volver a abrir sus negocios, con cierto miedo y conscientes de la importancia de extremar las medidas higiénicas. Algunas de las peluquerías de Toledo han vuelto a ofrecer sus servicios en una suerte de vuelta a una ‘normalidad’ condicionada por una desescalada en la que las distancias físicas son fundamentales. Por ello, y a pesar de saber que de los ingresos van a ser menores, la mayoría de los propietarios afrontan esta fase con la esperanza de retornar a su oficio ofertando la máxima confianza a sus clientes.
Y puesto que la premura ha sido la protagonista de la decisión gubernamental, han sido muchos los establecimientos que han optado por retrasar la apertura hasta contar con todos los materiales precisos para hacerlo «con el mejor servicio». En este punto, el presidente de la Asociación de Peluquerías de Toledo ha preferido no abrir porque «hay que prepararse para dar el mejor servicio».
Porque no hay que olvidar que la inversión que supone esta apertura está siendo sufragada por ellos, sin ningún tipo de ayudas, y que los beneficios van a ser mucho menores. Por ello, tanto desde la Federación regional como desde la nacional, el sector está solicitando una «bajada urgente del IVA al 10%» ya que sin esta medida no van a poder aguantar en esta situación.
Y ya que el decreto no explicita las normas  a cumplir, la incertidumbre y las dudas son numerosas, ante lo que el colectivo ha trabajado durante un  mes en la elaboración de una Guía higiénico sanitaria con un conjunto de recomendaciones a seguir. Documento, por cierto, que han enviado a los responsables del Gobierno nacional y de los ejecutivos regionales porque lo adecuado es «ir juntos» para que «en la mayor brevedad tengan a bien tomar medidas lógicas y concretas de la mano del sector».
Esta guía -participada por la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética- pretende establecer principios comunes de carácter informativo, medidas de seguridad y protocolos de actuación que permitan la recuperación de la actividad de los salones de peluquerías asegurando la protección tanto de trabajadores como de los clientes.
Así, confirma Andrés Ronco, la cita previa es prioritario para asegurar la atención individual de los clientes, siendo obligatorio el uso de mascarillas individuales, el lavado frecuente de manos y el uso de guantes cuando proceda.
Se sustituirán las toallas habituales por toallas desechables y en el cobro del servicio se «fomentará» el uso de medios electrónicos. También se recomienda que señalizar el espacio para respetar la distancia mínima entre personas, a través de marcas en el suelo o barreras, además de restringir el número de clientes según el tamaño del salón y la imposición de la flexibilidad horaria para dar servicio a la población de forma escalonada y, garantizar así, las normas de seguridad.
El material de protección desechable individual se ubicará en contenedores específicos y se eliminarán los dispensadores de agua en sustitución por botellas de agua individuales o vasos de un solo uso.
Recomiendan el control de temperatura a la entrada de trabajadores y clientes, y que la ropa de trabajo y el calzado sean distintos a los utilizados antes de la entrada y salida al puesto de trabajo, así como su lavado diario a 60º. Se insta a evitar joyas en la zona de las manos como pulseras, relojes, anillos y llevar el cabello recogido, así como la recomendación del uso de la mascarilla y no desprenderse de la bata desechable. Para ello, las pertenencias personales se almacenarán en una bolsa individual que se entregará a la salida, y queda restringida la disposición de revistas, prensa o tabletas que puedan pasar de mano en mano.
Sobre esta recomendaciones, no obvia el presidente del colectivo en Toledo apuntar que dependiendo del tamaño y de las posibilidades del local cada propietario debe evaluar qué posibilidades tiene a la hora de encarar esta apertura con las máximas garantías. Él lo hará a partir del día 11 con «unas rigurosas medidas higiénicas», atendiendo a sus clientes más vulnerables en solitario, y solicitando puntualidad y medidas de protección a las más de 700 personas que ya tiene en su lista de espera.
En este panorama incierto, Mª Carmen Rodríguez y Gema Rodríguez han abierto su establecimiento -ubicado en la calle La Plata del Casco- extremando la limpieza, con mascarillas, batas, pantallas y geles distribuidos por el local. Por supuesto, atienden con cita previa y cada una de ellas sólo a un cliente garantizando, así, la distancia física recomendada pero perdiendo posibilidades de servicio.
Ahora, explica Mª Carmen, no se puede ir avanzando trabajo con otra clienta mientras, por ejemplo, se espera el tiempo de un tinte, sin embargo se muestra esperanzada en poder iniciar un ritmo normal de trabajo. Eso sí, tienen citas para más de dos semanas y la mayoría «viene a teñirse» lo que, si por una parte supone una mayor cuantía, también alude a un incremento del tiempo de atención. Esto es, un mínimo de hora y media.