La tormenta 'entra' en Farcama sin afectar a los stands

I.G.Villota
-

Un remolino de viento descolgó un canalón del pabellón de la feria provocando que el agua cayese al interior sin producir daños a los expositores. La situación se subsanó en minutos

Imagen de archivo de la feria regional de artesanía, celebrada este año del 4 al 13 de octubre en Toledo. - Foto: Yolanda Lancha

La tormenta de agua y viento pasó sin consecuencias de gravedad por la ciudad de Toledo la noche del sábado. Pese a los impresionantes rayos y truenos, los bomberos del Parque municipal apenas tuvieron que intervenir por la formación de balsas de agua en el paseo de Cabestreros. Aunque la feria de artesanía Farcama, instalada en el edificio Toletvm, vivió un incidente que generó comentarios en las redes sociales, convertidas en altavoz de casi todo lo que acontece.
La tormenta ‘entró’ en un pasillo de Farcama a última hora de la tarde, por fortuna sin afectar a los stands y los artículos de artesanía expuestos en ellos. Un remolino de viento originado en el anexo parque del Crucero descolgó un canalón de lona del pabellón de la feria, instalado en la parte trasera del edificio, lo que provocó que el agua cayese al interior de la instalación, sin producir daños a los expositores. Así lo recalca el presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Artesanos de Castilla-La Mancha (Fracaman), Roberto Perea, quien asegura que fue una situación «puntual» que se subsanó «en apenas 15 minutos»  resuelta «sin reclamaciones» más allá del revuelo y las quejas en la redes sociales.
En esos minutos recolocaron el canalón y limpiaron el agua del suelo, tras retirar los paneles que lo configuran para evitar charcos. «Lo limpiamos con una fregona y una mopa», señala Perea, quien añadió que el agua cayó en una pasillo «de cuatro metros».
No fue una inundación y tampoco se debió a un fallo estructural, sino a un desplazamiento «puntual» de un canalón, insiste, toda vez que la instalación está preparada para soportar vientos de «150 kilómetros por hora».
El responsable de Fracaman añade que el incidente no afectó al público. «La gente no se fue, la feria continuó llena», manifestó.
Ligeramente al alza. A última hora de la tarde de ayer Farcama echó el cierre en Toledo hasta el próximo otoño y lo hizo con las buenas sensaciones que suelen ser habituales. Será la consejera de Economía, Patricia Franco, de cuya ‘cartera’ depende el evento, la que haga hoy un balance exhaustivo, aunque los organizadores se muestran «satisfechos».
«Hemos ido ligeramente al alza», comentó Perea, incidiendo en que esta edición ha contado con una mayor afluencia de visitantes de Madrid. Sobre el día del Pilar en sábado, cree que no ha marcado el rumbo de la celebración, ni para bien ni para mal.