Luchar contra el monstruo de las 1.000 cabezas desde el aula

Efe
-
Luchar contra el monstruo de las 1.000 cabezas desde el aula - Foto: Nacho Gallego

En el Día contra el Acoso Escolar, diferentes asociaciones aseguran que la primera piedra sobre la que construir una fortaleza que combata el bullying se debe asentar dentro del colegio y en saber detectar los casos antes de que se agraven

El acoso escolar afecta al 15 por ciento de los estudiantes en España y solo dos de cada 10 casos se llegan a investigar en los centros, según alertan expertos del ámbito de la infancia, que coinciden en que la lucha contra ese monstruo de 1.000 cabezas debe dirigirse desde dentro de los colegios.
Casi mil hechos graves -954- se denunciaron en 2018 ante las Fuerzas de Seguridad del Estado, según datos del Ministerio del Interio, algo menos que el año anterior -cuando se registraron 1.054 denuncias de delitos de acoso escolar-.
Más de la mitad de los hechos (el 55,3 por ciento) fueron lesiones, seguido de amenazas (18,7 por ciento) y trato degradante (6,2 por ciento).
No hay casi diferencias por sexos a la hora de sufrir el acoso en las aulas. De los hechos denunciados, el 49,1 por ciento las víctimas fueron chicas y el 50,9 por ciento, chicos.
"Hay que formar a los profesionales que trabajan con los niños para que puedan identificar la violencia y cuando ya ocurre, poner en marcha protocolos obligatorios en todos los centros y medidas de carácter educativo y terapéutico que acompañen tanto a las víctimas como a los agresores, entendiendo que son niños que deben darse cuenta de la consecuencia de sus actos", plantea Álvaro Ferrer, de Save the Children.
El teléfono que puso en marcha el Ministerio de Educación para atender estas situaciones ha detectado 5.557 posibles casos en un año, de los que la mayoría -siete de cada 10- llevaban produciéndose meses o años y más de mitad de las víctimas lo sufría prácticamente a diario.
Los padres fueron los que alertaron de esos casos (el 79 por ciento), ya que solo el 3,8 por ciento de los menores agredidos se atrevieron a visibilizarlos.
"Hay que actuar dentro de los centros educativos y trabajar con el grupo entendiendo que el acoso y el ciberacoso no es solo un problema de las víctimas y de los agresores, y preparar a toda la clase para que no se tolere la violencia", reclama el experto de esta organización de defensa de la infancia, coincidiendo con el Día contra el Acoso Escolar.
Crear entornos protectores en las aulas para que ante el más leve indicio "todo el mundo actúe y no se tolere ningún tipo de violencia", insiste, y para ello son decisivos los protocolos "que garanticen la confidencialidad y eviten que se revictimice a los menores".
La batalla preventiva debe comenzar en la etapa infantil, "enseñando cómo relacionarse con otros niños y a gestionar sus emociones".
De los casos alertados en el teléfono de Educación -900 018 018 -gratuito, confidencial y operativo las 24 horas- casi la mitad de los niños tenían entre 10 y 13 años.
"Es decisivo detectar el acoso en las primeras etapas, porque luego se intensifica y se agrava la frecuencia", argumenta la directora del Teléfono Anar, Diana Díaz, quien lamenta que cuando se acude a ese servicio, la mayoría de las situaciones "están muy cronificadas y agravadas".
Y en ese nivel del acoso, incide en la necesidad de que los colegios "colaboren sin reserva" con las instituciones y organismos implicados, como la inspección educativa, la fiscalía de menores, las Fuerzas de Seguridad del Estado y los servicios sociales y de salud.
"El primer paso debe darse desde el centro escolar, la familia o el menor", señala Díaz. "Debe intervenir el tutor y dar pasos para resolverlo, si no la dirección, pero si no se ve ningún cambio en el centro escolar, debe intervenir un organismo interno que es inspección educativa", añade la experta, quien cree importante que conozcan esas situaciones los representantes de los padres (AMPAS).
Aldeas Infantiles SOS, que desarrolla programas en los colegios, como Abraza tus valores en Infantil y Primaria y Párate a pensar en Secundaria, destaca también "el papel de los propios niños como agentes del cambio" frente a la violencia en los centros educativos.
"Por eso aportamos a los niños recursos para que descarten la violencia en sus acciones, sepan defenderse y ayudar a otros, y acudan, en caso de necesidad, a un adulto que les apoye", indica su presidente, Pedro Puig.
No hay consenso sobre el alcance del acoso escolar, por la invisibilidad de la mayoría de los casos, pero según el último informe de la UNESCO, un 15,4 por ciento de los estudiantes en España ha vivido alguna forma de acoso escolar.
La Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar (AEPAE) denuncia que ocho de cada 10 casos no se investigan y tan solo en el 20 por ciento se hace ante la insistencia de las familias.
"Los datos de las investigaciones de los colegios no reflejan las cifras reales, ya que muchas veces no salen a la luz por confidencialidad, y se conocen los más graves que llegan a inspección educativa", opina Enrique Pérez-Carrillo, presidente de AEPAE.
De forma unánime, las organizaciones que trabajan en defensa de los derechos de los niños defienden que el arma más eficaz para acabar con "ese monstruo" es la ley integral de protección de los menores, ya en trámite, pero que ha quedado en suspenso por la convocatoria de las elecciones.