Las universidades reclaman que las prácticas sean presenciales

Agencias
-

Los rectores ponen de manifiesto la necesidad de un «contacto directo» entre el profesorado y el alumnado para el próximo curso, especialmente con los estudiantes de los primeros cursos

Las universidades reclaman que las prácticas sean presenciales - Foto: Fernando Villar

El presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), José Carlos Gómez Villamandos, defendió ayer que todas las clases prácticas del próximo curso sean presenciales, a pesar de que el Ministerio de Universidades recomienda compatibilizar la docencia directa con la telemática cuando los estudiantes no quepan en un aula manteniendo el metro y medio de separación obligatorio como distancia de seguridad.
«Eso lo tenemos bastante definido, que las prácticas y los seminarios, todo lo que se llama ahora grupo mediano o pequeño, sea totalmente asistencial. No podemos renunciar a la presencialidad», declaró el también rector de la Universidad de Córdoba.
El Ministerio de Universidades de Manuel Castells remitió este pasado jueves a la comunidad universitaria un documento con recomendaciones para desarrollar el próximo curso con una «presencialidad adaptada». Entre otras medidas, propone que parte de los matriculados sigan las clases por videoconferencia, y haya rotaciones entre los que asisten a las aulas.
«El profesorado lo que quiere es volver a la máxima normalidad siempre que sea posible, y nuestras indicaciones, más allá de las recomendaciones del Ministerio, se atienen a lo que marca el real decreto», añadió Gómez Villamandos, aludiendo al decreto ley y recientemente aprobado.
La norma establece que en los centros educativos habrá que mantener un metro y medio de separación para prevenir los contagios por coronavirus, «y en el caso de no poder mantener la distancia que se utilicen las medidas higiénico sanitarias», recordó el presidente de la CRUE, que integra 76 universidades españolas donde la docencia se imparte a distancia desde el pasado mes de marzo.
Además, recalcó la necesidad de «que el alumno tenga contacto directo con su profesor, especialmente los alumnos de primer curso, porque su primer encuentro con la universidad no puede ser telemático».
El jefe de los rectores también reclamó que parte de los 2.000 millones que el Gobierno transferirá a las comunidades para adaptar el próximo curso a la pandemia reviertan en la universidad. 
El docente afirmó en el Congreso de los Diputados que la universidad «está cerca del colapso» por la pérdida de financiación acumulada en los últimos años, un 21 por ciento desde 2008. 
«No vayamos a hacer ahora una panacea de la enseñanza online, no podemos renunciar a la presencialidad como no podemos renunciar a los besos y abrazos a nuestros seres queridos», apostilló.