Todo a punto para la desescalada educativa

EFE
-

Con el permiso para reabrir aulas ya activo en toda España, hoy arranca el dispar fin de curso de la COVID

Los alumnos de Primaria de Madrid pueden volver hoy a clase de forma voluntaria. - Foto: Marcial Guillén

Clases presenciales de refuerzo para los alumnos de final de etapa, especialmente cuarto de la ESO y segundo de Bachillerato que se presentan a las pruebas de acceso a la Universidad (EBAU/EVAU), tutorías para rezagados o aulas para los más pequeños. La desescalada del estado de alarma en materia educativa se generaliza hoy en toda España, al sumarse los pocos lugares que faltaban a la fase 2. Una etapa en la que cada comunidad, incluso cada centro, fijará cómo será este final, atípico y dispar, del curso del coronavirus.
Las medidas de flexibilización en el ámbito educativo del Gobierno han permitido que desde la fase 1 se limpiaran y desinfectaran los centros cerrados desde marzo y que se reanudaran tareas administrativas, y desde la fase 2 que volvieran las actividades presenciales no universitarias.
Pero el Ejecutivo, que fijó que el curso general no vuelve hasta septiembre, apunta simplemente en sus documentos sobre la desescalada en esta materia que corresponde a las autonomías la ejecución de las medidas desde la fase 2, pudiéndose mantener las modalidades a distancia y online.
Así, cada región ha diseñado lo que considera más conveniente. Como la Comunidad de Madrid, donde los alumnos de Primaria van a poder volver hoy a clase, de forma voluntaria y para los que necesiten refuerzo. A partir del día 16, cuando acaban los exámenes finales de Secundaria, podrán hacerlo los de segundo de Bachillerato para preparar la EvAU. Y el 23 (cuando Madrid estará previsiblemente en fase 3), se unirán a ellos los de las escuelas infantiles 0-3 años cuyos padres trabajen.
En el País Vasco, el pasado 25 de mayo se retomaron las clases en cuarto de ESO, segundo de Bachillerato y Formación Profesional. La propuesta fue combinar dos días de presencial con otros dos por internet cada semana, sin superarse cinco horas en el centro, con horario intensivo y sin comedor.
En Cataluña, la semana pasada escuelas e institutos situados en zonas en fase 2 reabrieron para alumnos, pero hubo baja asistencia y el rechazo de muchos directores de centros y sindicatos.
Y se ha previsto un servicio de acogida para alumnos de tres a seis años cuyas familias no puedan flexibilizar el trabajo presencial, pero con hasta 10 pequeños máximo.

Algo testimonial

En Extremadura, el pasado día 1 se produjo la vuelta presencial solicitada voluntariamente por alumnos, aunque padres y docentes lo consideran algo «testimonial». Por contra, en Andalucía no habrá clases presenciales en lo que resta de curso. 
Mientras, en Galicia se incorporaron, de forma voluntaria y desde el 25 de mayo, los alumnos de segundo de Bachillerato y de FP. Un poco después lo hicieron en la Comunidad Valenciana, desde el día 1, para atención presencial de forma puntual, dudas, entrega o recepción de materiales. 
En Navarra, los institutos pueden abrir sus puertas para segundo de bachillerato y repaso de temas de la EVAU, en Asturias las clases se retomaron el día 4 de con carácter voluntario; y en La Rioja, la actividad presencial se reanudó a finales de mayo para alumnos con necesidades educativas especiales.
Por terminar el curso de manera telemática opta Castilla-La Mancha, y en Castilla y León finalizará el día 23, sin retomar una formación presencial que sí se ha habilitado, de forma voluntaria, para segundo de Bachillerato.