Destinan 6M€ a la rehabilitación del firme de 5 carreteras

Redacción
-
El firme del tramo que une Talavera con Alberche del Caudillo presentaba ya un estado de deterioro que hacía necesaria una intervención urgente. - Foto: LT

En el marco del III Plan de Carreteras 2015-2026, la Dirección General de Carreteras va a acometer este año y el próximo intervenciones con las que garantizar la seguridad de los usuarios

«Nuestro primer objetivo ahora mismo, y siendo conscientes de que nos reclaman nuevas infraestructuras también necesarias, es mantener la red de carreteras que tenemos en las mejores condiciones tanto por seguridad como por la comodidad de los usuarios». Así  explica el director general de Carreteras, David Merino, la inversión de cerca de seis millones en rehabilitación del firme que entre este 2019 y el próximo 2020 se va a realizar en diferentes vías de la provincia de Toledo en el marco de las actuaciones recogidas en el IIIPlan de Carreteras 2015-2026.
Para ello, la Dirección General de Carreteras licitó un contrato de servicios para el mantenimiento de firmes en la red de carreteras autonómica de la JCCM para cada una de las provincias de la región. En el caso de Toledo este contrato, que va a ejecutar  Construcciones Antonlín García Lozoya, supondrá una inversión de casi 6 millones de euros en dos años y medio, un contrato prorrogable otros dos años y medio.
Este año, las actuaciones, con un presupuesto de 2,5 millones (sin IVA) permitirán rehabilitar el firme en cinco tramos de otras tantas vías de la red autonómica a su paso por la provincia afectando a casi 42 kilómetros.
Estas actuaciones, define el director general de Carreteras, sirven para intervenir «en los casos más urgentes» con el objetivo de evitar un mayor deterioro «y por tanto también un sobrecoste para mantenerlo en condiciones idóneas».
La primera actuación que se está llevando a cabo, «hubo que retrasar el inicio de los trabajos por los inconvenientes climatológicos», es la correspondiente a un tramo de la CM-4101 entre Talavera y Alberche del Caudillo. Se trata de una intervención de refuerzo del firme que, con un presupuesto de 774.000 euros, permitirá mejorar nueve kilómetros. Una actuación, matiza el director general de Carreteras que se va a detener durante los días de celebración las Fiestas de San Isidro para no afectar a la seguridad.
Y se aprovechará este ‘parón’ para acometer la intervención  en un tramo de tres kilómetros de la CM-4003 con un presupuesto de 267.000 euros. Se trata de una acción prevista en el plan que es el refuerzo entre la A-42 y Bargas, desde la conexión con el Centro Comercial La Abadía hasta el caso de Bargas.
Del mismo modo, se aprovechará el paréntesis de las obras en Talavera para acometer las labores de refuerzo del firme en un pequeño tramo de la travesía de Yuncos CM-4004. Una obra que afectará a 700 metros, con algo más de 39.000 euros de inversión, para completar una actuación que hizo el Ayuntamiento hace unos meses en la propia travesía al instalar una glorieta  en la salida hacia Cedillo del Condado.
Y una vez que finalice la obra entre Talavera y Alberche, se llevará a cabo la obra más importante de este programa de 2019. Esta se corresponde con la intervención que se hará en la CM-4000 entre Talavera y Cebolla. En este caso son algo más de 15 kilómetros que, con un presupuesto de 1.320.000 euros, esperan tener finalizada a finales de junio.
La última de las actuaciones programadas en este 2019 será el fresado y reposición de firme en la CM-410, entre Tembleque y el cruce de Villanueva de Bogas. En este caso es una primera fase de fresado y reposición de las zonas más degradadas, puesto que en la programación que se haga para 2020 se llevará cabo la extensión de una capa de rodadura en todo el tramo, que abarca 13,8 kilómetros.
Las otras cuatro actuaciones son integrales, con fresado y reposición  de las zonas más deterioradas  y  extensión de una capa de rodadura de pavimento a todo el ancho de la carretera.

Entre 40 y 50 kilómetros cada año. Con este tipo de contratos, que llevan un proceso administrativo más rápido, aprecia David Merino, «programamos las actuaciones que consideramos más urgentes ya sea por problemas de tráfico, seguridad o estado del firme».
En los próximos años -2020,  2021 y 2022 con la prórroga del contrato-, desde la Dirección General de Carreteras prevén actuar en longitudes similares a las de este año, es decir entorno a 40 y 50 kilómetros.
La Dirección General de Carreteras conoce el estado de la red autonómica que en la provincia tiene una extensión de 2.126 kilómetros -casi 8.800 en la región- gracias al personal de vigilancia del que disponen en cada zona de conservación que «nos tienen perfectamente informados de la situación de las carreteras».  
Ahora bien, la falta de recursos, lamenta Merino, imposibilita actuar en más  kilómetros pero aclara que «hemos cogido velocidad de crucero» para poder cumplir los objetivos del plan  hasta 2026, si se mantienen, e incluso se incrementan algo, los recursos económicos.
Y es que, como explica David Merino, Castilla-La Mancha cuenta, desde el punto de vista de geometría, con la mejor red de carreteras autonómicas de España y su obligación es mantenerla en «las mejores condiciones  tanto por seguridad, que es nuestra primera prioridad, como por la comodidad de nuestros usuarios». Tan extensa es esta red regional, dice el director general de carreteras, que es la distancia entre la capital de Toledo y la de Nepal.