Victoria de mofletes colorados

J. M. Loeches
-
Victoria de mofletes colorados - Foto: Yolanda Redondo

En otro encuentro sufrido y de control de los nervios, el CD Toledo venció al Guadalajara con un tanto de Manu Gavilán y regresa a los 'play off' (1-0)

El CD Toledo debería estar primero en los ‘play off’ de esfuerzo y sufrimiento, pero como la clasificación que vale es la que conjuga fútbol con sus complementos e imponderables, de momento se puede celebrar de nuevo la cuarta posición después de ganar al Guadalajara en un partido de mofletes colorados. El rival fue más hueso de lo que hacía prever su ‘timeline’ de esta temporada y a los verdes les costó generar ocasiones claras y meterlas durante prácticamente los 90 minutos. En el tramo final ya se le subieron los nervios, como suele pasar, aunque esta vez los jugadores terminaron ovacionados y no pitados y criticados, así que vuelta a empezar.
No tardó ni tres minutos el CD Toledo en llegar por primera vez con un disparo de Rubén Moreno que repelió con sus manos Dar Korolev. Pero tampoco el murmullo que tanto echan de menos los morbosos. Ése que saca de sus casillas a muchos. Y es que, por arte de magia, Domenech se plantó solo delante de Machuca y falló lo increíble.
A estas ocasiones claras le sucedieron varias interrupciones por faltas y supuestas lesiones que terminaron con Kaoe fuera a las primeras de cambio, así que el Guadalajara tuvo que agotar su primer cambio en menos de un cuarto de hora. Antes, Rubén Moreno desperdició otra opción de cabeza al saque de una falta lateral de Álvaro Antón. Se frenó un poco el ímpetu verde, pero la sensación del conjunto morado (esta vez de blanco) no era la de transmitir peligro, ni mucho menos, aunque en fútbol eso no es garantía de nada. Por parte local hay que reseñar alguna llegada sin finalizar y, por parte visitante, varios centros sin ton ni son.
Encima, justo en la media hora de encuentro, un rechazo para atrás de un defensor le dejó el balón franco a Manu Gavilán, pero cuando se disponía a correr hacia él, Roser le agarró de un brazo para desequilibrarle. El colegiado no pitó ni falta. Poco después sí que amonestó a Aller tras derribar a Adri cuando el canterano verde le había ganado la partida y se iba directo a patalear el área.
Se puede decir que el Toledo tenía el partido controlado, algo parecido al día de La Roda, pero en esta ocasión las salidas del Guadalajara casi siempre tenían algo que decir, aunque luego nada acabase en claro. Sí que mereció admiración una acción por dentro de los tres mosqueteros del ataque que si acaba en gol hoy estaría ‘rulando’ por las redes sociales.Y con un córner ‘made in Álvaro Antón’, esta vez con la pierna derecha desengrasada, llegó el entreacto.
La charla de Manu Calleja tuvo que ser más técnica que psicológica porque el CD Toledo salió mejor posicionado y bailó la pelota buscando la rendija por la que penetrar en una defensa guadalajareña inestable pero colocada. Y así fue como acabó entrando la pelota. El balón fue al en una falta y, tras un primer intento de disparo de Dennis Nieblas, el balón le cayó a Manu Gavilán, que sólo tuvo que armar la pierna derecha para ponerla en el segundo palo, lejos del alcance de Korolev.
Y como el equipo ya estaba por delante, la afición se puso a animar. Una regla de tres en Toledo. David Freitas movió su banquillo y metió a Brian por Lautaro para buscar otro aire en ataque. Lo encontró en un saque de esquina que Pantxi remató por encima del larguero.
El cuadro de Manu Calleja siguió a lo suyo. Ahora hasta Cifu dobló por la banda derecha y puso un centro que Adri mandó a las manos del portero del Guadalajara, más que nada porque lo dirigió con muy poca fuerza.
Domenech quiso erigirse de nuevo en el salvador de su equipo con una falta directa que se murió cerca de la base del palo derecho de Machuca. Era el minuto 60 y la media hora que quedaba por delante se presentaba interesante, más con el tercer cambio consumido por el Guadalajara. Por lo pronto, los morados volvieron a quitar milímetros de las uñas de los aficionados con otro córner que salió repelido hacia Domenech y que Machuca acabó desviando casi sin quererlo. Justo después, salió Obed para dar un respiro a Manu Gavilán.
Lo cierto es que el CD Toledo no consiguió evitar que el partido se dividiera demasiado. Quizás por eso Manu Calleja miró de nuevo al banquillo y le dijo a Acuña que entrase para cementar el centro del campo y, sobre todo, para que Iván Bueno regresase a uno de los costados.
Con la lluvia sin dar tregua, el Guadalajara pasó a tener más posesion de balón. Las dudas de días anteriores se estaban agarrando a las molleras de mala manera, pero Rubén Moreno, con un lanzamiento cruzado, quitó algo de presión en el minuto 71. Se encontró con el ruso. El Guadalajara estaba obligado a arriesgar más pero que el cuadro local no le iba a dejar moverse con libertad, fue un hecho constatado por la buena presión que siguieron ejerciendo los verdes una vez que perdieron la brújula.
La última permuta, a falta de cinco minutos, fue el canteran Marcos por Iván Bueno, ya acalambrado. Si mucho fútbol que ofrecer, el Toledo se dedicó ya a embarullar el encuentro, pero no por parte de los jugadores, sino del entorno. No gusta cuando lo hace el contrario, pero sacar estos tres puntos era de vital importancia y, por eso, no era malo hacer una objeción a la ley. Aún así, entre Marcos y Rubé Moreno pudieron ahorcar las posibilidades del Guadalajara. No pudieron derribar esta vez a Korolev, aún maltrecho por un golpetazo del canterano. Y se entró en los cuatro minutos de alargue. Apareció entonces el aliento de la grada, que ya se veía de nuevo en puestos de ‘play off’. Pero esto va de meterse en el corro ganador el último día.

Victoria de mofletes colorados Yolanda Redondo
Victoria de mofletes colorados - Foto: Yolanda Redondo