«Naturgy quiere ser un actor principal en renovables en CLM"

L.S.
-
Ana Peris, directora de Generación de Naturgy. - Foto: Yolanda Lancha

Ana Peris, directora de Generación de Naturgy: «Naturgy quiere mantenerse como uno de los principales actores en el desarrollo de renovables en Castilla-La Mancha».

Las energías renovables tendrán cada vez más peso dentro del mix energético del futuro en España y, consciente de esta premisa, el Grupo Naturgy ha situado a la generación renovable como un pilar fundamental de su Plan Estratégico. Se trata de una apuesta que se concreta en un ambicioso programa global que permitirá duplicar su presencia eólica y fotovoltaica en España y especialmente en Castilla-La Mancha, comunidad con la que la compañía mantiene un fuerte compromiso, tal y como explica en esta entrevista la directora de Generación de la compañía, Ana Peris.
¿Son las energías renovables una moda?
Desde luego, no para nosotros. Sólo un dato que demuestra el compromiso de Naturgy con esta forma de generación y, adicionalmente, con Castilla-La Mancha, es el de que hace 25 años, en 1994, la compañía instaló en Toledo, en La Puebla de Montalbán, la que era en su momento la mayor planta fotovoltaica de Europa, con una potencia pico de 1 megavatio (MW).
El respeto al medio ambiente es uno de los compromisos que establece la UE a las compañías generadoras de electricidad de la zona euro. ¿Cómo actúan a este respecto?
Estamos plenamente comprometidos con el respeto al medio ambiente. Contribuimos a la sostenibilidad ambiental en nuestras operaciones, a través del uso eficiente de los recursos energéticos, la protección del medio ambiente y la innovación en el diseño de nuestros proyectos, productos y servicios. Integramos el medio ambiente como elemento clave en la materialización de la estrategia del Grupo, anticipando riesgos y oportunidades derivadas, y asegurando la sostenibilidad de esta estrategia en el entorno. Además, consideramos que el cambio climático es un reto ambiental a nivel global y un importante vector de crecimiento económico. Compartimos la visión que aboga por una transición ordenada y eficiente de nuestra economía hacia un modelo bajo en carbono, siendo conscientes de la oportunidad que representa para nuestro sector el cumplimiento de esta premisa.

¿Cuál es actualmente el desarrollo renovable de la compañía en Castilla-La Mancha?
En esta Comunidad estamos ejecutando los 250 megavatios (MW) de tecnología fotovoltaica que nos adjudicó el Ministerio en la subasta de julio de 2017. Se trata de un volumen de proyectos muy significativo: cinco plantas fotovoltaicas, dos que acabamos de poner en operación y otras tres que se están construyendo en estos momentos. Esta cantidad supone un 27% de la potencia total que nos adjudicaron en las subastas de 2017, 997 MW, de los que 667 MW se han traducido en 21 proyectos de energía eólica en distintos puntos del país y 250 MW fotovoltaicos corresponden a los proyectos antes citados.
Estos cinco nuevos proyectos en Castilla-La Mancha suponen además dar continuidad al compromiso que ya teníamos en esta tierra con algo más de 320 MW en operación, que representan el 28% de nuestro portfolio operativo a cierre de 2018. Concretamente se trata de 9 parques eólicos, la planta fotovoltaica Toledo PV ya comentada, además de una planta minihidráulica y una planta de cogeneración.
¿Cuál ha sido el impacto de esos cinco proyectos fotovoltaicos que tienen en construcción?
La inversión total ronda los 170 millones de euros y la creación de empleo es de más de 500 puestos de trabajo, más de 750 en los momentos punta. En los primeros meses de este año hemos puesto en operación dos plantas, Carpio de Tajo en el municipio de El Carpio de Tajo (Toledo), y La Nava, entre los términos de Almodóvar del Campo y Puertollano (Ciudad Real), y ahora mismo están en fase de ejecución otras tres plantas más, Picón I, Picón II y Picón III, en el municipio de Porzuna (Ciudad Real). Cuando todos estos proyectos entren en operación pasaremos a tener unos 570 MW en Castilla-La Mancha.
¿Qué impacto tienen este tipo de proyectos en las zonas en las que se ubican?
Estos proyectos son generadores de riqueza, no solo por la inversión que suponen los proyectos en sí y por la creación de empleo, como he señalado anteriormente, sino también por la repercusión económica que dejan en los ayuntamientos y en la Comunidad por las contribuciones locales.
¿Qué criterios tienen en cuenta a la hora de escoger el emplazamiento de una planta?
Cuando escogemos la ubicación tenemos en cuenta tres variables. Por una parte, es muy importante que sea un emplazamiento que cuente con un excelente recurso solar. Además, es clave que en las cercanías haya capacidad de evacuación para la energía producida. Por último, es fundamental el terreno en sí, que sea plano y esté disponible, esto es, que no esté destinado a usos agrícolas, ganaderos o industriales.
Con esta nuevas tecnologías de generación renovable se produce energía limpia que no contamina, ¿cómo se traduce en datos el impacto de estas nuevas plantas?
Estas nuevas infraestructuras producirán alrededor de 460 GWh al año, lo que equivale al consumo anual de 165.000 viviendas, es decir, más de 4 veces el número de viviendas de la ciudad de Toledo. Carpio de Tajo, por ejemplo, producirá alrededor de 90 GWh al año, lo que equivale al consumo eléctrico anual de cerca de 25.000 viviendas, y contribuirá a reducir del orden de 53.000 toneladas de CO2 al año. En el caso de La Nava, la producción está alrededor de los 100 GWh al año, el consumo eléctrico anual de más de 27.000 viviendas, y por tanto estaríamos hablando de emitir 89.000 toneladas menos de CO2 al año. En ambos casos tenemos que tener en cuenta también que hay otras emisiones contaminantes que se evitan con esta tecnología.
¿Qué planes tienen para el futuro?
El sector está en pleno boom tras las subastas de 2017 porque ahora estamos ejecutando las asignaciones de potencia. Al mismo tiempo estamos expectantes sobre el marco regulatorio que acompañe a los ambiciosos objetivos  a 2030 que se han incluido en el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) que el Gobierno ha presentado en Bruselas, ya que tenemos una importante cartera de proyectos en los que ya estamos trabajando y que podremos presentar a las nuevas subastas anunciadas por el Gobierno. En concreto, en el caso de Castilla-La Mancha, contamos con una cartera aproximada de 800 MW que nos permitirá mantenernos como uno de los principales actores en el desarrollo de nueva potencia renovable en esta Comunidad. Tenemos que agradecer enormemente la agilidad del Gobierno regional y también de las administraciones locales implicadas en la tramitación de las autorizaciones y permisos para la ejecución de los proyectos, lo que nos permite trabajar cómodamente en esta región. Esperamos seguir contando con ese apoyo, que hasta ahora ha sido clave.
Castilla-La Mancha es una comunidad que ‘presume’ de producir más energía limpia de la que consume. ¿Cree que llegará el momento en el que la electricidad que reciba el consumidor sea 100% renovable?
Estamos a la espera de que la Comisión Europea apruebe el borrador del Plan de Energía y Clima que el Gobierno presentó a principios de este año y de que se concreten las medidas y el marco que acompañen esa estrategia de transición energética y el papel que se asigna en dicha transición a las distintas tecnologías. En cualquier caso, no cabe duda de que esa transición conllevará un crecimiento muy significativo en nueva potencia renovable, fundamentalmente eólica y fotovoltaica. En Naturgy trabajamos con esa premisa, por eso la inversión renovable es uno de los pilares de nuestro Plan Estratégico para los próximos años. Esta estrategia se concreta actualmente en un ambicioso programa global de unos 1.000 millones de euros en inversiones en el territorio nacional antes de 2020, lo que nos permitirá duplicar nuestra potencia eólica y fotovoltaica en España. Muestra de este compromiso es que entre enero y marzo del presente año se ejecutaron inversiones que superaron los 300 millones de euros, gran parte de ellos destinados a la generación renovable. Este esfuerzo inversor supone un avance en el proyecto industrial de la compañía, donde destacan los 138 MW de proyectos solares y eólicos puestos en operación en España en el primer trimestre y otros 777 MW que entrarán en operación a lo largo del año. Con todo, la capacidad renovable instalada en el país asciende ya a cerca de 1.320 MW. A nivel internacional, la compañía también está invirtiendo en el desarrollo de 180 MW de energía eólica en Australia y 324 MW de capacidad eólica y solar en Chile, que entrarán en operación en 2020 y 2021, respectivamente.
Ha dicho que las renovables son un pilar fundamental del Plan Estratégico de Naturgy. ¿Podría resumir las líneas maestras de esta estrategia de futuro?
Como he dicho, las renovables son la apuesta de futuro pero no implica necesariamente prescindir de otras tecnologías que deberán mantener su papel de respaldo para garantizar el suministro eléctrico a un coste competitivo. En junio hará un año que presentamos nuestro Plan Estratégico con horizonte 2022 en el que apostamos por contribuir a la electrificación de la economía y la sociedad, con un papel muy relevante, además de las renovables, del gas natural en el proceso de transición energética hacia una economía más descarbonizada. Nuestra hoja de ruta permitirá poner en valor, por tanto, nuestro fuerte compromiso con el crecimiento en renovables y nuestro liderazgo en el sector del gas.