Manuel de las Casas, maestro de arquitectos

ADM | TOLEDO
-

>Murió ayer en Madrid a los 74 años. Fue el primer director de la Escuela de Arquitectura de la UCLM, Premio Nacional y Medalla de oro de las Bellas Artes.

Manuel de las Casas, maestro de arquitectos - Foto: David Perez

El arquitecto Manuel de las Casas Gómez, primer director-comisario de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Castilla-La Mancha, ha muerto este fin de semana en Madrid a los 74 años tras una enfermedad. Natural de Talavera de la Reina, en donde nació en 1940, era uno de los arquitectos toledanos más destacados, ganador de reconocimientos como el Premio Nacional de Arquitectura (1999), Medalla de oro de las Bellas Artes (1995) y Medalla de oro de la ciudad de Toledo (1998).
Durante los últimos años, De las Casas puso en marcha una nueva escuela por la que ya han pasado más de 200 alumnos desde su arranque durante el curso 2010-2011. Desgraciadamente, no podrá asistir a la graduación de la primera promoción de arquitectos titulados por la UCLM (universidad de la cual era catedrático emérito tras una larga trayectoria en la Universidad Politécnica de Madrid), pero en el recuerdo de todos ellos estará la misma consideración —“maestro de arquitectos”— que ha quedado de sus recordados Alejandro de la Sota y Francisco Javier Saenz de Oíza, con quienes se formó y trabajó durante mucho tiempo. Uno de sus grandes compañeros de profesión, Rafael Moneo, que el próximo jueves está invitado a pronunciar una conferencia en el Vicerrectorado de la Universidad de Castilla-La Mancha en Toledo, lo recordará sin duda entre los grandes docentes de la arquitectura en España durante la segunda mitad del siglo XX. En la actualidad, este legado queda en manos de su sucesor al frente de la Escuela toledana, Juan Ignacio Mera, y su equipo. Con ellos —profesores que, en buena medida, también fueron alumnos suyos— estuvo Manuel de las Casas hace apenas mes y medio, durante la inauguración de una exposición de proyectos en la Arquería de los Nuevos Ministerios de Madrid. La prestigiosa sala dependiente del Ministerio de Fomento sirvió, además, para la presentación de una nueva cátedra dependiente de la UCLM que llevará su nombre y que profundizará en el concepto de casa-patio sostenible en pleno siglo XXI. Al acto, celebrado en diciembre de 2013, asistieron el subdirector general de Arquitectura y Edificación de la Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo del Ministerio de Fomento, Francisco Javier Martín Ramiro, y el rector de la UCLM, Miguel Ángel Collado, que asistió acompañado por todo su equipo de vicerrectores.
La pérdida de Manuel de las Casas —no menos acusada para la Escuela toledana que el prematuro fallecimiento en 2012 de Luis Moreno Mansilla, otro arquitecto estrechamente vinculado a ella— supone un duro golpe para un centro entre cuyos objetivos está conjugar la arquitectura del siglo XXI con la rehabilitación patrimonial. No en vano, De las Casas fue entre 1980 y 1982 arquitecto jefe de Servicios Histórico Artísticos del Ministerio de Cultura, así como representante de la Dirección General de Bellas Artes en la Comisión de Seguimiento del Plan Especial de Madrid. En 1982, también, participó en la restauración monumental de la Catedral de Toledo. Su conocimiento del pasado arquitectónico, no obstante, no estuvo reñido con la capacidad para proponer formulaciones de vanguardia. A comienzos de los años noventa construyó en pleno Casco Histórico de Toledo una de sus obras más polémicas y valientes, la sede de la Consejería de Agricultura, sometida desde sus primeros instantes a duros ataques (aparte de una intensa campaña de manipulación política e incluso en a través de los medios de comunicación) por parte de un inmovilismo que demuestra hasta qué punto son necesarios los estudios superiores de Arquitectura y la apertura de mentes en una ciudad como Toledo.
Doctor en Arquitectura por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid en 1966, Manuel de las Casas fue profesor adjunto no numerario de este mismo centro entre 1969 y 1975, y numerario de 1975 a 1980. Posteriormente, obtuvo en él la Cátedra de Proyectos. De entre sus propuestas toledanas —algunas tan tempranas como la Casa Pedro Moro, que desarrolló en su Talavera natal— es posible destacar, además de la Consejería de Agricultura, la sede de la Real Fundación de Toledo, organismo del que fue miembro protector hasta el momento de su muerte. En 2006, además, recibió el Premio Antológico de Arquitectura Contemporánea a la mejor vivienda privada de Castilla-La Mancha.
El 13 de septiembre del año pasado, durante la inauguración del curso académico 2013-2014, en presencia del arquitecto Federico Climent y de la diseñadora danesa Lin Utzon (hija de Jorn Utzon, el célebre arquitecto que construyó el edificio de la Ópera de Sidney), Manuel de las Casas recibió un caluroso y unánime aplauso por parte de todos sus alumnos de la Escuela de Toledo. Sin duda, el mejor reconocimiento que podría brindarse a un maestro. Lo echarán de menos.