La Policía Local evita que un turista caiga al vacío

EP / J. M. / Toledo
-
La Policía Local evita que un turista caiga al vacío

Estaba durmiento, peligrosamente acostado, sobre el pretil de la calle de Carretas, desde la que fácilmente se podría haber desplomado desde una altura de ocho metros sobre el granito

Agentes de la Policía Local de Toledo han socorrido a primer hora de este sábado a un ciudadano de nacionalidad extranjera que presentaba síntomas de embriaguez y se encontraba durmiendo en un pretil a gran altura sobre la calle Real del Arrabal (cuesta de las Armas), en el Casco histórico de la ciudad.
Así lo han confirmado a Europa Press fuentes policiales, que han explicado que, sobre las siete y media de la mañana, la patrulla iba a atender a otra persona que también presentaba signos etílicos, cuando fue requerida por un ciudadano que ha alertado a los agentes de la presencia de un joven que estaba durmiendo en el muro, frente a la estatua de Bahamontes.
Tras agarrar al joven con firmeza para bajarle del muro y evitar su caída, éste ha referido a los agentes que estaba alojado en un apartamento turístico, lugar hasta el que le han acompañado.
Trabajo policial. En realidad fue el Sindicato de la Policía Local (SPL) el que daba la noticia por la mañana del sábado. «Trabajamos por las personas. En ocasiones para evitar que después de una noche toledana los sueños acaben mal», ponía en su tweet, acompañando a dos fotos muy significativas de lo ocurrido.
En la primera, se veía a un individuo peligrosamente tumbado en un pretil de la calle de Carretas, entre dos vehículos allí aparcados. Un pretil que, para mayor riesgo, no tenía siquiera la superficie superior en plano, sino que acababa en triángulo. Al fondo, todo el barrio de la Antequeruela y el hospital de Tavera.
La segunda toma daba muestra del peligro que había corrido el individuo. Pues de haberse precipitado, habría caído sobre desde una altura aproximada de ocho metros sobre el granito de la calle Real del Arrabal (cuesta de las Armas). Estaba tumbado junto a la desembocadura de Núñez de Arce y el callejón del Moro, frente al edificio de la Seguridad Social.